≡ Menu




Polinesia Francesa: historia, ubicación, lugares turísticos, moneda y más

Las islas de la Polinesia Francesa conforman un grupo de cinco archipiélagos al sur del Océano Pacífico, en Oceanía. Es asimismo, una colectividad de ultramar, perteneciente a Francia y compuesta por 118 islas e islotes o atolones. La más poblada y conocida es la isla de Tahití, en el archipiélago de las Islas de la Sociedad.

Mapa

Polinesia-Francesa-02

¿Dónde están las islas de la Polinesia Francesa?

Las islas de la Polinesia Francesa pertenecen a la Francia de Ultramar, son una colectividad, es decir, una división administrativa de Francia. Así como también lo son la Guayana Francesa, Nueva Caledonia, Isla de Reunión, Isla Guadalupe, Martinica, Mayotte, Wallis y Futuna, San Pedro y Miquelón, San Martín y San Bartolomé, de los territorios poblados.

Estas islas de la Polinesia se encuentran en la mitad del sur del Océano Pacífico, entre los continentes de Asia y América. Se agrupan en cinco archipiélagos, a saber, Islas de La Sociedad, Tuamotu, Las Marquesas, Las Gambier y Las Australes. (Ver artículo: Islas de Francia)

Ocupan unos 4.167 km2 al este del Pacífico Sur, de los que 3.265 km2 están habitados.  La mayoría de ellas son de origen volcánico, de impresionante belleza y miles de formaciones coralinas.

Estos grupos están separados, en algunos casos, a cientos de kilómetros y en otros, a sólo unos pocos kilómetros de distancia. La isla más grande es Tahití, que tiene 1.042 km², siendo su punto más alto el monte Orohena con 2.241 mt de altura.

Polinesia-Francesa-03

¿En cuál continente se encuentran?

Están ubicadas en una amplia zona costera, al sudeste del continente de Oceanía, a la que se conoce como la Polinesia Francesa.

Archipiélagos

Entre los más visitados está el de Islas La Sociedad, por sus famosas islas de Tahití y Bora Bora. Las Marquesas son algo totalmente diferente, con un agreste escenario; Tuamotu, ideal para bucear y practicar snorkel, mientras que las Islas Gambier y las Australes se muestran con paisajes menos trillados, poco visitadas por el común de los turistas.

Veamos a continuación, en forma separada, cada uno de los archipiélagos que conforman la Polinesia Francesa:

Islas de La Sociedad

En este jardín de Francia, que se dispersa por el Pacífico Sur, hay islas con nombres tan seductores como Tahití o Bora Bora, cubiertas de vegetación tropical y adornadas con lomas volcánicas. En sus 1.593 km2 están otras islas como San Cristóbal, Raiatea, Moorea, Tahaa, Huahine, San Antonio, entre las más importantes.

Las islas de Barlovento y Sotavento son subdivisiones que forman este archipiélago, todas forman un gran triángulo en el Pacífico. Cabe destacar que están consideradas como destinos preferidos de los turistas, por sus inigualables aguas y bellos entornos naturales.

Aparte de Bora Bora están Maupiti, Mehetia, Moorea, Nuku Hiva, Raiatea, Tahaa, Tetiaroa, Tubuai y Tupai, con grandes encantos y potencial turístico.

Las Islas de Sotavento están conformadas por Huahine, Raiatea (Uturoa como capital), Tahaa, Bora Bora, Tupai (Motu Iti), atolón dependiente de Bora Bora, Maupiti, Maupihaa , Motu One y  Manuae. Mientras tanto, las Islas de Barlovento son Tahití, Moorea, Maiao, Mehetia y Tetiaroa, todas de origen volcánico, a excepción de Tetiaroa, que es un atolón.

Islas Marquesas

Tienen una extensión de 1.049 km²,  Este archipiélago de la Polinesia francesa se encuentra formado por  islas altas, de origen volcánico. Ellas son Nuku Hiva, Hiva’Oa, Ua Pou, Fatu Hiva, Ua Huka, Tahuata y Moho Tani.

Su nombre se originó cuando el español Alvaro de Mendaña las descubrió en 1595, llamándolas así en honor al virrey de Perú, García Hurtado de Mendoza y Manríquez, marqués de Cañete.

Están divididas en dos grupos, el de Marquesas del norte rodeando las islas Nuku Hiva, Ua Pou y Ua Huka y Marquesas del sur, en las que se encuentran Tahuata, Moho Tani y Fatu Hiva, alrededor de la isla principal de Hiva’Oa.

Sus costas son abruptas, con vertiginosos acantilados y bahías profundas, no tienen lagunas interiores como otras islas de la Polinesia por no tener arrecifes coralinos que protegen de las corrientes del océano.

Son la tierra firma más alejada de continente alguno; se llega por avión desde Papeete, a 1800 km de distancia y unas tres horas y media de vuelo. Es una isla codiciada por escritores, músicos, pintores y escultores, quienes consiguen en ellas paz absoluta, belleza pura y autenticidad, que les inspira sobremanera.

Islas Marquesas

De las doce islas que conforman el archipiélago de Las Marquesas, sólo seis están habitadas, de las que sólo Nuku Hiva e Hiva Oa cuentan con infraestructura turística, dada sus condiciones salvajes y remotas.

Este archipiélago es un espacio remoto e impoluto, con las raíces de su cultura muy intactas, que son un paraíso para los viajeros sagaces e inquietos, que buscan además de paz y relax, un poco de conocimientos e historia.  Tiene seis islas, seis islotes y bancos de arena, que se encuentran divididos en dos grupos, de la siguiente forma:

Grupo Norte (islas Washington, islas Revolución)*

Motu One (Sable), esta isla de arena se encuentra deshabitada; Hatutu (Chanal, Hancock, Langdon), es un islote deshabitado; Eiao (Fremantle, Knox, Masse, Robert), islote, también deshabitado; Motu Iti (Deux-Frères, Hergest’s Rock), islote deshabitado; Nuku Hiva (Federal, Baux, Henry Martin, Adams, Madison), habitada; Ua Huka (Washington, Riou); Ua Pou (Adams, Marchand, Trevenen).

Grupo Sur (islas de Mendaña)

Fatu Huku (Hood), islote actualmente deshabitado; Hiva Oa (Dominica); Tahuata (Santa Cristina); Moho Tani (Motane, San Pedro), islote deshabitado; Fatu Hiva (Magdalena) y Motu Nao (Thomasset).

(*) Otros nombres históricos, en paréntesis.

En Nuku Hiva, están los parajes naturales más apreciados por los turistas; el Monte Tekao es uno de ellos, con 1224 mt de altura, la cascada de Hakaui, una de las más elevadas del mundo, los acantilados que se forman con las montañas hundidas directamente en el mar.

No hay que olvidar que una de sus mayores ventajas es la presencia del aeropuerto que conecta directamente con Tahití.

Tuamotu

Su nombre significa literalmente “muchas islas”, es totalmente diferente a los otros cuatro archipiélagos. Son 78 atolones (volcanes hundidos) en los que se formaron bellas coronas de blanca arena extendidas en unos 1.500 kms, recorridos a través del archipiélago de las islas de La Sociedad y el de Las Marquesas.

Las lagunas formadas por los cráteres sumergidos de los volcanes, constituyen una joya natural en cada isla, privilegiadas con tanta belleza otorgada por la naturaleza.

Tuamotu cubre unos 600 mil km2 pero todas sus islas no alcanzan 600 km. El segundo atolón más grande del planeta se encuentra en Tuamotu, es Rangiroa, el más poblado y preferido por turistas de todos los rincones del mundo. Forma parte de los islotes coralinos que se extienden en su superficie marítima.

Casi todas sus islas están deshabitadas. Entre sus islas están Fakarava, Rangiroa, Makemo, Hao, Anaa, Tikehau, Manihi.

Islas Tuamotu

Islas Australes

Tiene una extensión de 152 km², sus islas son Tubuai, Rapa, Rurutu, Raivavae, Rimatara, Marotiri o islotes de Bass e Islotes María. La más grande es Tubuai con una superficie de 45 km2, por lo que también se conocen por este nombre. El archipiélago está formado por cinco islas habitadas y dos grupos de islotes rocosos y desiertos, en sus extremos.

Estas islas son conocidas por sus cuevas rocosas, las granjas de perlas y sus profundas creencias religiosas. Su clima es más frío que el de Tahití que les provee de fértiles llanuras, que les ha dado el sobrenombre de “granero de la Polinesia”.

Son pioneros en productos artesanales, destacando el trenzado, utilizado en sombreros, manteles, bolsos, tejidos con hojas de cocoteros, “aeho” y “pandáneos”, especie de caña de las regiones australes.

Por sus acentuadas creencias religiosas, celebran durante todo el año gran cantidad de ritos y fiestas tradicionales en homenaje a sus dioses. En los meses de julio a octubre llegan unos peculiares visitantes a estas islas, las ballenas jorobadas, quienes también van a vacacionar, en busca de paz y serenidad.

Islas Australes

Islas Gambier

Por último, el archipiélago de las Islas Gambier en la Polinesia Francesa, que cuentan con una extensión de 31 km². Mangareva, Taravai, Akamaru, Aukena, son las islas que lo conforman. Situado al sureste del archipiélago Tuamotu, es llamado también Islas Mangareva, por ser su única isla poblada.

Son una prolongación de Tuamotu, otro archipiélago de la Polinesia Francesa, con el que forman un distrito, pero constituye un archipiélago independiente. En cuanto a cultura e idioma, las Islas Gambier están más identificadas con las Islas Australes meridionales.

Su vegetación es de tipo tropical, con bananos y cocoteros. Mangareva es la isla principal y su capital es Rikitea, situada al pie del Monte Duff, el punto más alto de las Islas Gambier, con 441 mts s/nm.

La economía de la isla se desarrolla en torno al cultivo de café, sandías y naranjas, así como del cultivo de perlas, entre ellas las muy cotizadas perlas negras. En el islote de Totegegie, se encuentra el aeropuerto de las islas. (Ver artículo: Isla de Margarita)

Perla negra

Papeete, la capital

Ciudad cosmopolita y capital de la isla de Tahití. Privilegiada con bellísimas lagunas azules, bosques de cocoteros, rodeada de cimas irregulares con aroma de gardenias.

En la Place Vai’ete concurren puestos de comidas ambulantes,  visitantes propios y extraños, que quieren conocer un poco de este pequeño rinconcito mágico de las Islas Polinesias.

El mercado Marché de Papeete, muy conocido y sitio obligado de visitar, expone sus productos locales, frutas frescas, pescados, artesanías locales y muchas otras cosas más.

En el Museo Wan Pearl podrá ver espectaculares perlas de la región, en la joyería dispuesta para ese fín en coordinación con la industria local de perlas. Sobre la catedral de Notre Dame, está un campanario rojo del siglo XIX, que termina de completar el bello paisaje de esta ciudad. Para los amantes del arte, el Museo Paul Gauguin es el sitio perfecto de visitar.

Allí está expuesta una colección de Gauguin, más los jardines del museo que al combinarse con la vista al mar constituyen un verdadero tesoro para la vista. Hay tres estatuas tiki que adornan y recrean el escenario.

Obviamente, no hay que dejar de nombrar a sus impresionantes playas y arrecifes. La práctica de surf es un atractivo que va in crescendo; el hangten también ganando adeptos en forma acelerada, por lo que hay tiendas que ofrecen clases para los más novatos. (Ver artículo: Gibraltar)

Además el windsurf y el bodyboard son otras alternativas para los distinguidos viajeros de las Islas Polinesia.

Aeropuertos

En la Polinesia Francesa hay gran cantidad de aeropuertos, unos 25 para ser un poco más exactos. El Aeropuerto Internacional Faa’a (Código IATA: PPT), mejor conocido como el Aeropuerto de Tahití, a cinco km de Papeete, capital de Tahití.

Este es el único en toda la Polinesia Francesa que cuenta con vuelos internacionales. Hay otros cercanos a Tahití, entre ellos:

Aeropuerto de Moorea (18km)

Aeropuerto de Huahine (178km)

Aeropuerto de Raiatea (218km)

Aeropuerto de Bora Bora (259km)

Aeropuerto de Maupiti (307km)

Igualmente en el archipiélago de Las Marquesas hay cuatro aeropuertos, en las islas de Nuku Hiva, Ua Pou, Ua Huka y Hiva Oa. Así como en Rurutu, Rangiroa, Raivavae y Puka Puka, para nombrar algunos más.

Islas de la Polinesia Francesa

La Polinesia Francesa contaba con 280.208 habitantes en el año 2016 y su capital Papeete, tenía 25.763 en el año 2012, últimos datos registrados. Sus idiomas más hablados son el francés y el tahitiano. Las más importantes y principales ciudades están: Faaa, Papeete, Punaauia, Pirae, Mahina, Paea, Papao, Arue y Afaahiti.

Entre las islas y atolones (cayos) principales están:

Bora Bora, con una extensión de 29,3 km²; Hiva’Oa: 320 km²; Huahine,  74,8 km²; Maiao: con apenas 10 km²; Maupiti, 11 km²; Mehetia,  2,3 km²; Moorea,  133,5 km²; Nuku Hiva, 387 km²; Raiatea, 238 km²; Tahaa, 88 km²; Tetiaroa, 6 km²; Tubuai, 45 km² y Tupai, 11 km².

Bora Bora

La isla estelar de la Polinesia es Bora Bora, en el archipiélago de Islas de La Sociedad. Su nombre original y verdadero era Pora Pora, que significa “primera nacida” en tahitiano, aunque también se le conoce como May ti pora, que significa “creada por dioses”.

Ubicación

Es un atolón, montañoso, rodeado de una barrera de arrecife coralina y varios motus o islotes, situado al noroeste de Tahití, a unos 260 km al noroeste de la capital de Tahití, Papeete.

Su superficie total, incluidos los islotes, es inferior a 39 km². La isla de Bora Bora tiene una extensión de 29,3 km² en su parte central, donde existe un volcán extinto. Poseedora de una de las lagunas más bellas del mundo, en las que se nada con tiburones, mantarrayas y miles de especies de colores.

Bora-Bora

Atractivos naturales

Con un volcán en el centro, el Otemanu, con sus más de 700 mts de altura y un gigantesco anillo de corales, es la postal de viajes perfecta. Espectáculo digno de resaltar es el baile de la manta gigante, asemejando un remolino que sorprende, hipnotiza y cautiva a los amantes del submarinismo.

Los corales de brillantes colores, dan la sensación de un acuario real en sus aguas al que se puede llegar a admirar sin contratiempos ni obstáculos. Sus aguas poco profundas y cercanía a la costa lo hacen accesible a cualquiera que quiera observarlos y disfrutarlos.

No es casual tampoco, ver tiburones punta negra, rayas látigo y rayas jaspeadas, paseando sin temor ni tapujos en sus aguas transparentes.

Es conocida como “la perla del Pacífico”, una de las más visitadas por los turistas de todo el mundo, ya que está posicionada entre las 10 islas más bonitas del mundo.

Tan igual de famosa como Tahití, su incremento en la actividad turística la ha vuelto tema de conversación entre los viajeros de todos los continentes. De igual manera, los recién casados lo tienen como sitio predilecto, quienes sueñan con tener su luna de miel en estos predios, que es como estar en un paraíso terrenal.

Tahití

Tahití

Es una isla propiedad del territorio ultramar francés, ubicado en el archipiélago de las Islas de La Sociedad, a 4.400 km al sur de la isla de Hawái, a 7.900 km de Chile y 5.700 km de Australia. Es la más grande y más poblada de la Polinesia Francesa, con Papeete como su capital.

Son dos trozos de tierra conectados por el istmo de Taravao, Gran Tahití o Tahití Nui al noroeste y Pequeña Tahití o Tahití Iti al sureste. Tiene unos 1.042 km2 de superficie total y el Monte Orohena es el más alto de la isla.

Actividad económica

Su principal actividad económica es el turismo, aun cuando entre 2006 y 2013 esta situación varió, la frecuencia turística cayó de 160 mil turistas en el 2009 a 132 mil en el 2013, el nivel más bajo de los últimos 15 años. Unas señales claras de este declive fueron los cierres de los hoteles Sofitel Maeva Beach y Manihi Pearl Beach Resort and EPA en 2012.

Su sector económico primario se sustenta en la agricultura, siendo la principal productora hortifrutícola de la Polinesia. Su producción de taro, boniato, plátano, tomate pepino, coles verdes y chinas, fue de un 79% en el año 2007 para el archipiélago.

Participa activamente en la comercialización de la copra, comprando la producción de Polinesia para transformarla en aceite, mediante la Aceitería de Tahití, en Papeete. Es producto de exportación y de consumo para los fabricantes locales de Monoï de Tahití.

Conserva explotaciones de noni, que fue de gran auge durante los años anteriores al 2005, cuando tuvo una estrepitosa caída de producción. En esos años se producían aproximadamente unas 8 mil toneladas al año y en el 2008 sólo se trataron 1.924 ton en la fábrica de transformación de la Sociedad de Morinda, en Papara.

Moorea

Mo’orea en tahitiano, del grupo de islas de La Sociedad en la Polinesia Francesa. Al noroeste de Tahití y la más cercana, considerada como “la isla hermana”. También está muy cerca de la isla de Cook, de la que se cree que fue separada por efectos de fenómenos geológicos.

El Monte Tohiea es el punto más alto de la isla, con 1.207 mt s/nm y la superficie total es de 133,5 km2. Se caracteriza por las plantaciones de piña, pomelos y aguacates, así como los ocho valles que tienen las dos bahías formando una estrella, asemejando a un pulpo.

Posee una laguna con playas de arena, muy frecuentada por los turistas. Otra atracción de Moorea es la posibilidad de bañarse con mantarrayas y tiburones, así como darles alimentos, en sus cristalinas aguas e increíbles lagunas, facilitado por los escasos 1,3 mt de profundidad que tienen sus aguas. (Ver artículo: Islas de Venezuela)

Leyendas

Moorea significa “lagarto dorado”, que proviene de una leyenda. Según ésta, un gran lagarto partió con la cola el territorio, convirtiéndola en dos bahías, la de Opunohu y la de Cook o Paopao. Desde el Mirador de Belvedere se puede apreciar una maravillosa vista de las dos bahías.

Otra leyenda de Moorea cuenta que el dios Hiro, de la mitología polinesia, se quiso apoderar de la montaña sagrada de Rotui para llevarla a su isla, Raiatea.

Para ello, junto a su gente, una noche se fueron a Aimeo (actualmente Moorea) y ataron la montaña a una fuerte e inmensa canoa, con la que arrastraron lentamente la montaña.

Pai, un guerrero mitad dios y mitad hombre, fue alertado de lo que ocurría y tomó su lanza, la que lanzó desde lo alto de la colina de Tataa hacia la montaña de Rotui, haciéndole un gran hueco. De esta manera, Hiro junto a sus ladrones huyeron asustados, pudiéndose llevar sólo la punta de la montaña.

Moorea

Raiatea

Considerada como la isla más espiritual de Tahití. En ella se encuentra el templo sagrado más antiguo de los tahitianos, que fue centro del poder religioso y político durante el origen de esta isla. Constituye un enclave mágico, lleno de cultura y creencias, de verdadero interés e importancia.

Huahine

Pertenece al archipiélago de las Islas de La Sociedad, de la Polinesia Francesa. Ubicada a unos 175 km de la isla de Tahití. Es una isla que se mantiene casi en estado virgen o puro. Sus maravillosas aguas cristalinas y playas de arenas blancas, lagos y bahías, de exuberante y exótica vegetación, hacen del lugar el deleite de propios y visitantes.

Son pocos los visitantes al año que llegan a Huahine, por lo que se mantiene intacta en su entorno natural. Así como tampoco ha sido modificada para construir complejos turísticos hoteleros u otras infraestructuras físicas que merman el encanto y majestuosidad de la naturaleza.

La isla se divide en dos: Huahine Nui y Huahine Iti, rodeadas por un arrecife de coral y se comunican a través de un puente. Una de sus dos playas está frente al pueblo de Maeva, por el sur y la otra en la Bahia de Avea. Fare, es la capital de Huahine, además de que tiene ocho villas adicionalmente.

Viven del cultivo de la vainilla, pesca y turismo. En la pequeña isla de Mavea está uno de los complejos arqueológicos más grandes de la Polinesia Francesa. Sus ruinas pertenecen a los años 850 y 1.100 d.C. mucho antes de la llegada de los europeos. Las casas, los campos, templos y otras edificaciones están hechas de piedra.

A los templos se les conoce como “maraes”. En la villa de Fare llegan los barcos provenientes de Tahití, cuyos pasajeros disfrutan del bello paisaje y de las casas de estilos de épocas pasadas, bajo un ambiente muy tranquilo y una playa por la ribera norte. En esta isla se cultivan las perlas y plantas medicinales, en los Jardines del Edén.

Rurutu

Esta isla forma un conjunto de mesetas elevadas, rodeadas de imponentes acantilados que sobresalen en el mar. Dentro de ellos hay mágicas cascadas y grutas ricas en estalactitas y estalagmitas, que en su parte baja forman piscinas naturales.

Para explorar estas grutas, interconectadas entre sí, hay que contratar un guía conocedor de la zona. La “Ana A’eo o Gruta de Mitterand, es de inigualable belleza, poseedora de una naturaleza maravillosa. Otro de sus atractivos turísticos son las ballenas.

Rurutu es un verdadero centro de reproducción al que llegan las ballenas jorobadas para parir en sus aguas, durante los meses de Julio y Octubre. Son inofensivas, por los que pueden nadar y disfrutar un baño junto a ellas.

Rangiroa

Entre los canales  de Avatoru y Tiputa, discurre la laguna que comunica a mar abierto y se pueden ver las dos únicas aldeas de este mágico lugar. Por sus caminitos de arena y sombras de sus palmeras, se consiguen unos hoteles pequeños, a los que llegan los aficionados al buceo y a otros más ansiosos por conocer la bella y espectacular isla de Lagon Bleu.

Allí, donde se filmó la famosa película de Brooke Shields, “La Laguna Azul”, se ha formado, por la erosión, una empalizada de arrecifes que asemejan a piscinas naturales. (Ver artículo: Jamaica)

Rangiroa

En ellas se zambullen los amantes del snorkel y buceadores, donde disfrutan de alimentar a las mantas rayas y hasta ¡tiburones! que viven en sus aguas y nadan sin ningún miramiento con estos perplejos visitantes.

Antiguamente, los pescadores buceaban en estas aguas de Rangiroa en busca de la perla negra, que ahora se cultiva, gracias a granjas existentes en la zona. Es una joya, emblema exclusivo de este archipiélago y también de Japón, donde se están dedicando a descubrir estos tesoros ocultos, hermosa rareza de la naturaleza más privilegiada.

Su calidad depende de la pureza del agua en la que se crían las ostras planas. Para reproducirlas insertan una pequeña bolita en los aparatos reproductores de ellas, en las que se irán depositando las capas de nácar. Es un proceso lento pero al cabo de unos años se verá el fruto deseado, unas auténticas joyas del océano.

Clima

La Polinesia Francesa se caracteriza por gozar de un clima tropical de tipo marítimo húmedo. Gracias al viento las temperaturas no llegan a elevarse a un tope máximo, considerando las intensas horas de sol a las que está sometido el archipiélago.

Sus temperaturas varían entre los 24°C en Junio y los 28°C en Enero. La temporada cálida o de tipo austral se da entre los meses de Noviembre a Abril, cuando la humedad es recurrente. Desde mayo hasta Octubre es la temporada fresca o invierno austral, cuya humedad es menor.

Ballena jorobada

Clima en los archipiélagos

Esta clasificación, hecha por  el Servicio Meteorológico Nacional Francés “Meteofrance”, no aplica para todas las islas, debido a que la Polinesia Francesa es muy extensa y variada.

Cada una de ellas está sometida a cambios climáticos específicos, por ejemplo, en las Islas Marquesas hay un tipo de clima más bien tropical árido, por su parte al sur del archipiélago de las Islas Australes, hay un clima característico de las latitudes medias.

El clima de las Islas Tuamotu es más bien tropical húmedo. Las lluvias son frecuentes entre noviembre y abril, pero las más importantes ocurren entre diciembre y enero. Recibe gran cantidad de horas de sol y vientos moderados, por la carencia de relieve en los atolones.

Igual ocurre en las Islas de La Sociedad, es de tipo tropical húmedo, tiene lluvias fuertes en temporadas cálidas y menos en temporadas frescas. Esas lluvias fuertes se deben a las borrascas que van desde el norte hacia el noroeste, mientras en las zonas más altas hay mucho más lluvias que en otros sectores.

La temperatura media anual es de 26°C en Tahití. Las Islas Australes sufren las peores condiciones meteorológicas de toda la Polinesia Francesa. Hay lluvias durante todo el año, con humedad elevada y temperaturas medias inferiores a los 25°C. Hay fuertes oleajes y pocas horas de sol en sus costas.

En las Islas Gambier las características son parecidas a las Islas Australes, con un clima de naturaleza tropical pero más fresco. Las lluvias son constantes durante el año y sus temperaturas, parecidas a las de Tubuai, en las Islas Australes, pero con más horas de sol.

Bandera

La Bandera de la Polinesia Francesa fue adoptada el 4 de diciembre de 1985. Está formada por tres franjas horizontales, con los colores rojo y blanco, tradicionales de las islas. La superior y la inferior de color rojo y al centro la franja blanca, más ancha con el escudo de la Polinesia Francesa al centro.

El escudo tiene un círculo con una canoa, tradicional de Polinesia, llamada Piroque, representando la vida de los antepasados basada en el mar, con la herramienta para la pesca. Esta canoa es de color rojo y las olas sobre las que navega simbolizan al Océano Pacífico y la abundancia.

Detrás de la canoa hay 10 rayos de sol, que simbolizan la vida y cinco figuras humanas representando a cada uno de los cinco grupos de islas que conforman la Polinesia Francesa: las Islas de La Sociedad, las Islas Marquesas, Islas Gambier, Islas Australes y el archipiélago de Tuamotu.

Moneda local

La moneda oficial utilizada en la Polinesia Francesa es el Franco Polinesio Francés (CFP). Antes se llamaba Franco de la Polinesia Francesa.

Economía

La Polinesia Francesa se mantiene gracias a las ayudas financieras de Francia y al sector turismo.

Tatuajes polinesios

Tatuajes y otras costumbres

Como dato curioso está el hecho de que es muy arraigado en su cultura el uso de tatuajes, al igual que el baile. Los tatuajes con símbolos y motivos geométricos, vegetales o animales, hechos con verdadera calidad y maestría, son comunes en la piel de los hombres y mujeres tahitianos.

Es muy frecuentada por los visitantes y turistas nacionales o extranjeros, por sus diversos sitios de encanto natural, como manantiales, túneles de lava, aguas ideales para el buceo y otros deportes acuáticos.

Además se programan excursiones para los amantes de la ornitología y conocer las especies locales. En la isla se habla francés y tahitiano, aunque el inglés es ampliamente utilizado en la isla.

Gastronomía

En el Océano Pacífico están las exóticas Islas de la Polinesia Francesa, a las que llegan cientos de turistas al año, en busca de disfrutar de sus bellas playas y parques naturales, así como de degustar una excelente gastronomía francesa.

Los platos están basados principalmente en mariscos, pescados por ser productos abundantes de la zona, así como carnes de pollo y cerdo, acompañados por arroz y gran variedad de frutas tropicales. Están muy marcados por la cultura francesa, obviamente pero también hay un sello distintivo de los polinesios.

Los pescados como el bonito, Scar, mahi mahi y atún son de los más apetecidos en las mesas de los comensales, bien sea guisados, asados, hervidos o crudos. Se aliñan, la mayoría de estos platos, con leche de coco. Algunos de los más solicitados son:

Poisson Cru a la Tahitiana

Es un plato que lleva pescado crudo marinado con zumo de limón o vinagre, aderezado con salsa de coco.

Poisson Cru

Chevrettes

Plato a base de camarones con distintos contornos y sabores.

Salade Ruse

Ensalada de hojas hervidas de taro con crema de coco y gambas.

Ma´a tinito

Plato con  carne de cerdo,  frijoles rojos, espinacas y macarrones.

Postres y bebidas

Como postre típico destaca uno llamado Poi o puddin de plátano o lechosa, así como los pomelos tahitianos. Gracias a la abundancia de frutas se beben todo tipo de zumos, de melón, piña, mango, bananas y el de coco llamado Pape Haari.

De licores hay que hacer notar que son grandes bebedores de cerveza, llamada Pía, así como vinos y cócteles de diversos tipos. (Ver artículo: Corfú)

Idiomas

Según la Ley Orgánica del 12 de abril de 1996 «el francés es la lengua oficial, el tahitiano y otros idiomas polinesios se pueden utilizar».

Religión

La mayoría de los polinesios pertenecen al protestantismo (54%), mientras que un 30% es católico. Profesan principalmente la religión cristiana.

Cultura y tradiciones

Los polinesios son alegres por naturaleza, les gusta cantar, reir, bailar y les gusta reunirse para orar. Son muy propensos a eso, a reunirse en grupos, desde tiempos antiguos. Disfrutan de la compañía, bien sea para un viernes de alegres veladas o para ir a la misa todos los domingos.

Bailes, música

El Tamure, danza tradicional y la kaina porinetia, música contemporánea polinesia, pone a bailar a la mítica vahine, prototipo de la chica de largos cabellos negros brillantes y mirada intensa. En este baile participan todos los pobladores, viendo los movimientos frenéticos y provocativos de la bailarina, a modo de ritual.

Su carga erótica y provocativa fue motivo para que los misioneros tildaran esta danza como pecaminosa y la prohibieran en tiempos atrás, al igual que el Upaupa. Otra danza muy típica es el Otea, con connotaciones guerreras, el Aparima, con toques de comicidad y picardía y el Hivinau, baile grupal.

La vestimenta es de colores alegres, vibrantes y siempre acompañada por el típico collar de flores entrelazadas.

Hacia el año 1950 se retomó la danza como práctica tradicional de las islas. Actualmente, los grupos de danzas y músicos polinesios se presentan en hoteles y establecimientos de lujo.

Artesanías, hábitos

Son muy famosos los tejidos de hojas de pandanus, representados en manteles, sombreros, bolsos y otros artículos más. Los pandanos son árboles grandes y delgados por lo general sembrados a las orillas del mar.

Otra tradición es regalar las Tifaifai, sábanas de colores brillantes elaboradas en las islas, a los visitantes y como regalo de bodas. El monoe, es una mezcla de aceite de coco y flores, también muy común su uso en los pobladores de las islas de la Polinesia.

Acostumbran saludar con un beso en la mejilla y son informales al vestir, ya que no hay patrones de vestimenta, ni siquiera para ir a lugares de moda. Antes de entrar a una casa polinesia el visitante se debe quitar los zapatos y a veces, para comer deberá hacerlo con las manos, sin cubiertos, porque hay platos que así lo ameritan.

Las mujeres y los hombres son tratados en igualdad de condiciones, no hay diferencias en cuanto al sexo. Así mismo, la familia es un ente de gran importancia y muy respetada por los polinesios. Son numerosas por acoger no sólo a los padres, hijos, sino también los tíos, sobrinos, primos e hijos adoptados.

Festival de la Cultura

Fiestas y Eventos Culturales de interés

Vale acotar que estos días las oficinas públicas y privadas cierran sus puertas y se suspenden las labores normales.

Año Nuevo – 1° de Enero

Festejo del arribo de los primeros misioneros – 5 de Marzo

Semana Santa

Día de Mayo – 1° de Mayo

Ascensión del Señor – Último jueves de Mayo

Fiestas Pentecosteses – Primer domingo y lunes de junio

Día de la Autonomía – 29 de junio

Día de la Bastilla – 14 de julio

Asunción – 15 de agosto

Día de todos los Santos – 1° de Noviembre

Día del Armisticio – 11 de Noviembre

25 de Diciembre – Navidad

Entre los festivales más populares celebrados están el Año Nuevo Chino, a finales de Enero y mediados de Febrero; Festival Internacional de Maratón, a finales de Febrero y el Concurso de Belleza Nacional, durante los meses de Abril y Mayo, en los que eligen a la mujer y al hombre más bello del país.

Playas de la Polinesia Francesa

En sus 118 islas agrupadas en cinco archipiélagos, la Polinesia Francesa se jacta de tener las más paradisíacas y deslumbrantes playas del Océano Pacífico.

Son playas de ensueño y con un toque de magia, entre las que destacan las de Tahití, Bora Bora y Moorea, acondicionadas con infraestructura turística y de ambiente acogedor y cosmopolita.

También las hay deshabitadas y casi vírgenes, de una singular belleza, con inigualables puestas de sol, acuarios naturales y fauna impactante. Sus playas son muy conocidas por sus blanquísimas arenas y cocoteros, además del azul de sus bellas aguas transparentes.

Papeete

Una de las más visitadas es la isla de Tahití en la Polinesia Francesa. Sus playas se mantienen casi intactas a pesar de la frecuencia de visitantes todo el año, con bellezas y vistas impresionantes. Da la impresión de estar en un paraíso terrenal.

Playa Matira en Bora Bora

El colorido de su cielo es un regalo a la vista del visitante. Su puesta de sol, la fauna marina que permite nadar y jugar con tortugas, peces de colores y ¡hasta con los tiburones! los que se muestran inofensivos y dispuestos a divertirse con los bañistas.

Moorea

Con una singular belleza y un hermoso cielo, además de los arrecifes de coral, es una de  las más cotizadas de los turistas nacionales y extranjeros. Su exuberante vegetación y clima privilegiado atraen gran cantidad de visitantes al año.

Huahine

No tan visitada como las de Tahití, Bora Bora y Moorea, es una de las más naturales y con sus raíces arraigadas de los polinesios. Sus aguas color turquesa y la paz reinante en el lugar hacen de este sitio el preferido para los que buscan descanso y serenidad.

Tiene grandes lagos, picos escarpados y playas de película. Son dos islas unidas por un puente bordeadas por un arrecife de coral que forma vastas bahías y una soñada laguna interior.

Tikehau

Es un atolón del archipiélago de la Polinesia Francesa, además de islotes con gran cantidad de cocoteros, únicos habitantes del atolón. Son playas preferidas por los amantes del snorkel y el buceo, así como los que gustan de apreciar la fauna marina.

Tiburones en la Polinesia Francesa

Los visitantes adoran las finas arenas blancas y las aguas azules y cristalinas de Bora Bora. Pero también, la curiosidad y la adrenalina aumentan, cuando se trata de saber que tienen la oportunidad de nadar e interactuar con tiburones y mantarrayas, allí en su propio hogar, su hábitat natural.

Hay variedad de tiburones, pero en términos generales, no son agresivos, viven en los arrecifes de corales tropicales y les gusta nadar en aguas costeras.

Los tiburones de arrecife Blacktip son los preferidos por los visitantes, ya que pueden acercarse a ellos sin ningún peligro. Estos se alimentan de pescados y pequeños crustáceos, además de cazar serpientes y aves marinas. Sus aletas dorsales, visibles sobre el agua, tienen una longitud aproximada de 1,6 mt.

Conviven con los llamados tiburones limón, que van esporádicamente, durante los tours de alimentación de tiburones. Sus tamaños pueden llegar a los 3 mt de largo. El tiburón Whitetip, tiburón gris y tiburón martillo, son otros de los anfitriones de estas aguas de Bora Bora. Por lo menos, hay 16 especies de tiburones en las aguas de la Polinesia francesa.

En Tapu hay muchas especies de tiburones, está el tiburón limón, punta negra, además del pez maorí, morenas, peces león y cabeza de zorzales.

Si prefiere ver los tiburones grises, en Muri Muri son abundantes, así como una colonia de morenas de jardinero, más profundo, se consiguen jureles, barracudas Heller, tortugas marinas, muy comunes en este sitio y también barracudas gigantes.

 

Lugares turísticos

Las Islas de la Polinesia Francesa constituyen un destino turístico por excelencia. Lugar de abundante naturaleza y ambiente agradable y relajado. Sus paradisíacas playas, montañas y sus valiosos recursos naturales, brindan un paisaje y momentos difíciles de olvidar.

Hay sitios para todos los gustos, desde pasear en bicicleta, en caballo, nadar, solo o con ballenas y tiburones, en fin, sitio obligado para pasar unas increíbles vacaciones, así como unas románticas y mágicas lunas de miel.

Jardín Paofai

Este sitio es ideal para practicar deportes, jugar con los niños, tiene pérgolas y paseos para recorrer caminando o en bicicleta. Con una espléndida vista al mar, además de una recolección de las plantas de los cinco archipiélagos que forman la Polinesia Francesa.

Con árboles de mucha sombra, acompañada de plátanos, cocos y otras frutas tropicales, dan un ambiente fresco y agradable. Está ubicado en Papeete, la capital de Tahití.

Islas Sotavento

Dentro del grupo de las Islas de Sotavento, archipiélago occidental de las Islas de la Polinesia, está Raiatea. Lugar donde crece una flor única en el mundo, la gardenia de cinco pétalos. Además es un sitio interesante por su pasado lleno de historia, ya que fue un centro político y religioso de gran importancia en la antigüedad.

Hiva Oa

Isla del archipiélago de las Islas Marquesas. En ella se encuentran esculturas pétreas, llamadas “tikis”, con motivos antropomorfos, hechas por los polinesios siglos atrás, antes de que llegaran los colonizadores europeos.

La mayoría se encuentran en esta zona de la Polinesia Francesa, otros están regados por Tahití y sus islas. Son imitados en piezas de artesanía, convirtiéndose en souvenirs de los viajeros, en forma de colgantes, adornos, son regalos que se llevan como recuerdo de las Islas Marquesas.

El cementerio de la isla es uno de los sitios más visitados, ya que en él se encuentran los restos de Paul Gauguin y Jacques Brel.  Ellos vivieron en esta isla sus últimos años y sus tumbas se han convertido en un centro de peregrinación para sus admiradores.

Tikis- Esculturas

Cascada Fataua

Su camino hasta ella se convierte en un agradable paseo para disfrutar con la familia. Su abundante y hermosa vegetación, además del grato y relajado ambiente, hacen del sitio un templo. La cascada tiene 985 mt de caída, impresionante y refrescante. Es la No. 28 más grande del mundo.

Al atravesar el puente Fachoda se siente la magia de la naturaleza en su máxima expresión. La flora circundante, grandes helechos y cocoteros, son realmente un espectáculo. El Fuerte Fachoda se encuentra cerca de la Cascada, sitio interesante de la historia de la Polinesia Francesa, escenario de muchos conflictos suscitados entre Francia y Tahití.

Jardín Tropical de Moorea

En este pedacito de naturaleza tropical están enclavados antiguos templos sagrados, en medio de la vegetación. Tierra cultivada de plátanos, cocos, vainilla y sandías, entre otras especies. (Ver artículo: Isla del Coco)

 

Breve reseña histórica

Aproximadamente hace dos mil años nació la Polinesia Francesa, cuando llegaron los primeros pobladores, posiblemente de las Islas Samoa. Los aborígenes polinesios supuestamente habitaron las Islas Marquesas en el año 300 y las Islas de La Sociedad en el año 800.

Se organizaron en cacicazgos y tuvieron los primeros contactos con los europeos en el año 1521, al llegar el explorador portugués Fernando de Magallanes. Magallanes avistó la isla de Pukapuka del archipiélago de Tuamotu. Más adelante, en el año 1595, el español Alvaro de Mendaña descubrió y bautizó el archipiélago de Las Marquesas.

En 1605 Pedro Fernández de Quirós, portugués, arribó a las Islas Tuamotu; el holandés Jakob Roggeveen llegó a Bora Bora en el archipiélago de las Islas de La Sociedad en 1722, mientras que el explorador británico Samuel Wallis pisó Tahití en 1767.

Louis Antoine de Bougainville, explorador francés también visitó Tahití en el año 1768 y las reclamó para Francia. Al año siguiente, James Cook, explorador británico, también llegó a Tahití.

Desde 1772 a 1775 llegaron los sacerdotes españoles, quienes fundaron las misiones cristianas y los cristianos protestantes, de la Sociedad Misionera de Londres, se establecieron en el año 1797.

Éstos, con apoyo de la familia más poderosa de las islas, los Pomares, ejercieron gran influencia en mayor parte de las Islas de La Sociedad.  Prohibían tradiciones de la cultura polinésica, como las danzas y la música, peor aun destruyendo esculturas y templos propios de la religión local.

Expulsión de los británicos

Los franceses mantuvieron su influencia sobre Las Marquesas y pudieron expulsar a los británicos, asegurando lo que hoy constituye la Polinesia Francesa, relegando a la familia de los gobernantes Pomares a un segundo plano.

El rey Pomare, ante las circunstancias, se vio obligado a renunciar en 1880 y huyó hacia Moorea en 1803, así se proclamó a la colonia francesa. Los misioneros católicos franceses que habían llegado en 1834 a Tahití, fueron expulsados en 1836 y Francia resolvió, como respuesta, enviar un buque de guerra en 1838.

Esto trajo como consecuencia la declaración de un protectorado francés en 1842, para que los misioneros pudieran trabajar sin obstáculos en Tahití y Tahuata. En el año 1843 fue fundada la capital de la localidad. Francia, en 1880 se adjudicó a Tahití modificando el status de protectorado a colonia.

Luego de haber declarado a Tahuato como protectorado en 1842, los franceses consideraron a las Islas de La Sociedad como de su jurisdicción. Nombraron a un gobernador y establecieron un Consejo General, administrando como una colonia.

Nombres oficiales de la Polinesia Francesa

El primer nombre oficial como colonia fue Établissements de l’Océanie (Asentamientos en Oceanía) y los primeros sellos de correo salieron en 1892. Posteriormente, al cambiar el Consejo General por un Consejo Consultivo, el nombre de estas islas fue el de Établissements français de l’Océanie (Asentamientos franceses en Oceanía).

Ya para 1901, esta colonia tenía como suyas las Islas Australes, las Islas Gambier, Las Marquesas, Islas de La Sociedad más los atolones de la Islas Tuamotu. La Primera Asamblea Territorial se instauró en 1946 y fueron reconocidos en la Asamblea Francesa en el año 1949.

La situación de islas fue modificada a territorio de ultramar y a los polinesios, en 1946, les dieron la ciudadanía francesa. Estas islas pasaron a llamarse oficialmente Polinesia Francesa (Polynésie Française) en 1957.

La mayoría de la población quiere independizarse completamente de Francia. Para el año 2004 la Polinesia Francesa se convirtió definitivamente en una colectividad de ultramar de Francia.

Caníbales

¿Hay canibalismo en las Islas de Polinesia Francesa?

Este insólito rumor se alimentó gracias a un incidente ocurrido en el año 2008 con la muerte de un turista alemán, Stefan Ramin, supuestamente devorado por caníbales en la isla de Nuku Hiva. Las autoridades francesas al parecer, reconocieron la posibilidad de que haya sido realmente asesinado y devorado por un caníbal. (Ver artículo: Isla de Cabrera)

Hace muchos años las Islas Marquesas fueron centro de la civilización de la Polinesia oriental. Cada valle de las islas constituía una unidad tribal independiente, gobernados por sus cabecillas y sacerdotes.

Este aislamiento de los valles ocasionaba frecuentes enfrentamientos y guerras tribales, en las que se resaltaba el carácter guerrero de los marquesanos.

Se dice que practicaban el canibalismo ritual en perjuicio de sus prisioneros enemigos. Además del toque de venganza y rivalidad, había períodos de hambre, provocados por las sequías y por la destrucción de los cultivos por parte de los enemigos.

Bungalow

¿Sabías que…

  • La palabra “tatuaje” se originó en la Polinesia Francesa?
  • Los tatuajes, en la cultura polinesia, son símbolo de belleza y fueron aplicados antiguamente como signo de celebración de la adolescencia.
  • La mayoría de polinesios creen que Raiatea emergió del fondo del Océano y que es el origen de la vida en la Tierra?
  • Los bungalow fueron inventados en las islas de Tahití hace 45 años?
  • La flor de Tiaré Apetahi es única en el mundo y sólo crece en el Monte Temehani, en la isla de Raiatea?
  • Para los polinesios es normal comer carne de perro, sobre todo en Taomotu?
  • El alfabeto en Tahití sólo consta de 13 letras?

 

Dejar Comentario