≡ Menu




Svalbard: capital, clima, lugares turísticos, vegetación, habitantes y más

Svalbard es un archipiélago localizado en el Océano Glacial Ártico. Más de la mitad de su territorio está cubierto por glaciares y extensiones nevadas, su nombre  significa “costas frías”.  Es una de las tres islas que están habitadas en este archipiélago, las otras son Isla del Oso (Bjørnøya),  y Hopen.

Svalbard-02

Ubicación

Este archipiélago se sitúa al norte del círculo polar ártico, el grupo de islas forman la parte más septentrional de Noruega. Está exactamente entre el Océano Glacial Ártico, el Mar de Barents, el mar de Groenlandia y el Mar de Noruega. Ocupa una superficie de unos 62.000 kms2.

Las islas más grandes son Spitsbergen, con 39 mil kms2, Nordaustlandet, con 14.600 kms² y Edgeøya, 5.000 kms². La más poblada es Longyearbyen.

Mapa

Svalbard pertenece al reino de Noruega desde el año 1925, según el Acta de Svalbard, en el que también se autorizó el asentamiento de poblaciones rusas o de Dinamarca en la región. (Ver artículo: Islas de Dinamarca)

Capital de Svalbard

Longyearbyen es la capital de Svalbard, así como también de Jan Mayen. Es la localidad más poblada de la isla de Spitzbergen y allí está la sede del gobernador.

También funciona un hospital, escuelas primarias y secundarias, biblioteca, universidad, centro de cultura, cine, piscina deportiva, hoteles, un banco y varios museos.

Cuenta con un sistema de autobuses. Tienen un periódico semanal. Los pobladores mineros de Longyearbyen trabajan en Sveagruva, donde opera una mina. Ese es un pueblo dormitorio, en el que pernoctan los trabajadores de la capital, todas las semanas.

Su población está estimada en más de 2.100 personas (2016), que viene siendo casi la totalidad de los residentes de la región, en total hay 2.667 pobladores en la isla, además de los miles de osos polares, que ha permitido que se conozca como “la casa de los osos”. (Ver artículo: Islandia)

Longyearbyen, capital.

Longyearbyen pasó de ser un pueblito típico a una ciudad moderna, con industrias, negocios, actividades como conciertos, festivales, espectáculos y exposiciones. Tiene una vida social activa, hay bares, cervecerías y restaurantes de calidad, aun con lo pequeño que es el lugar.

Aún, con suerte se pueden ver unas estructuras de madera, con vagonetas oxidadas, que son vivo recuerdo de los tiempos en que la minería era la principal actividad de la isla. Los pobladores prefieren ignorarlas.

Habitantes, idioma, moneda, religión…

Los habitantes de Svalbard son mayoritariamente mineros, otros viven del turismo, a través de prestación de servicios de hotelería, actividades, así como los que trabajan en industrias, restauraciones y otros oficios.

Su gentilicio es Svalbarense y el idioma oficial del condado es el noruego y muchos hablan inglés, hay algunas minorías que utilizan el ruso.

La moneda utilizada es la corona noruega “NOK”. Los noruegos tradicionalmente son luteranos, religión que se va perdiendo progresivamente en las nuevas generaciones. Los asentamientos rusos de la isla se confiesan mayormente ortodoxos.

En Svalbard, para el año 2012 había una población estimada en 2.642 habitantes. Por lo general, como se ha reseñado, los habitantes más comunes son trabajadores que vienen de otros países.

¿Inmigrantes o sólo trabajadores?

De esta cifra, 439 de ellos eran rusos y ucranianos, 10 polacos y 322 de otras naciones, todos viviendo en asentamientos noruegos. Mientras, en el año 2005, los grupos de más influencia eran de Tailandia, Suecia, Rusia, Dinamarca y Alemania. (Ver artículo: Corfú)

Svalbard es muy atractiva para la inmigración, entre otras cosas, por ser uno de los países más seguros del planeta, en ella, literalmente, no hay crímen.

No hay desempleo en la isla. “Cuando pierdes el trabajo, tienes que irte a Noruega, si te pones enfermo o te jubilas, igual”, palabras de una chica de Svalbard. Cuenta que ese es el único lugar de Noruega donde no necesitas permiso para quedarte, si encuentras trabajo te quedas y si no, hay que irse de la isla.

No hay casas donde dormir, las compañías mineras ceden sus casas sólo a los trabajadores, que son mineros o científicos.

Por ser punto de partida para expediciones al Polo Norte, la isla se ha convertido en punto muy visitado por turistas, que llegan ansiosos de conocer el lugar más extremo del planeta Tierra.

Asentamientos

Geografia

Svalbard posee 3.587 kms de costa y el 60% está cubierto de glaciares y extensiones nevadas. Sus aguas son navegables y limpias durante casi todo el año. El sol en Longyearbyen, la capital, dura desde el 20 de abril hasta el 23 de agosto y desde el 26 de octubre al 15 de febrero, se mantienen en oscuridad perpetua.

Se caracteriza por tener una naturaleza ártica virgen, por lo que su fauna y flora son de un singular interés, resistiendo el entorno tan frágil y escabroso al mismo tiempo. Así como bastante fuertes son sus pobladores, la mayoría mineros, que viven en estas islas.

La isla más grande se llama Spitzbergen (en alemán, montañas en pico, picudas), la mayoría de los habitantes vive en la capital, Longyearbyen, una de las mayores del archipiélago. En el interior de las islas, las tierras altas, están generalmente cubiertas de hielo en todo el año.

La costa oeste, por lo menos, en casi la mitad del año, tiene otro aspecto, sin hielo. La cartografía geológica del archipiélago estuvo a cargo de W. Brian Harland,  junto a otros especialistas de Cambridge y otras universidades, desde la década de 1940 hasta 1980.

Glaciares

Tierras de cultivo

Debido a las nevadas y fuerte glaciación, no hay tierras cultivables en ese grupo de islas de Svalbard. Hay unos arbustos que sobreviven, el Empetrum y el Rubus chamaemorus.

Como todo no es malo, las islas cuentan con muchos recursos minerales, que fue de gran importancia y sustento para la isla tiempos atrás, sobre todo el carbón. Surgen dificultades de transportación debido a los témpanos de hielo, que bloquean la entrada a los puertos.

Islas de Svalbard

La superficie total de Svalbard es de 61.022 km². Las 10 islas más grandes son: Spitsbergen (37 673 km²), Nordaustlandet (14 443 km²), Edgeøya (5074 km²), Barentsøya (1288 km²), Kvitøya (682 km²), Príncipe Carlos Forland (615 km²), Kongsøya (191 km²), Bjørnøya (178 km²), Svenskøya (137 km²) y Wilhelmøya (120 km²).

El resto lo constituyen varias islas pequeñas, que entre todas suman 621 km², agregadas a las diez anteriores.

Montañas

Debido a su latitud,  en Svalbard las montañas cuentan en gran parte con erosión glacial, además de ser de menor tamaño que las montañas de Noruega:

Newtontoppen, 1713 mts.

Perriertoppen, 1712 mts.

Ceresfjellet, 1675 mts.

Chadwickryggen, 1640 mts.

Galileotoppen, 1637 mts.

Fiordos

Svalbard cuenta con numerosos fiordos, a continuación los cinco más largos:​

Wijdefjorden, 108 km.

Isfjorden, 107 km.

Van Mijenfjorden, 83 km.

Woodfjorden, 64 km.

Wahlenbergfjord, 46 km.

Clima

El clima en Svalbard es suave, comparado con otras zonas de la misma latitud en el mundo. En Longyearbyen, la capital, las temperaturas medias oscilan entre los -14°C  en invierno y los 6°C en verano.

El clima está clasificado como de latitudes altas, de tundra polar de tipo ET, en el que sólo en junio, julio y agosto las temperaturas están por encima de 0°C. En Svalbard estas nunca llegan a sobrepasar los 5°C.

Las precipitaciones son bastante regulares, más no abundantes, que sí pasa en los climas árticos, en invierno son más frecuentes registrándose más de 20 días de nevadas al mes. Aun cuando el clima es ET, la vegetación es de tundra, con suelos arcillosos y de turba y sensibles a deshielos y congelaciones permanentes. (Ver artículo: Islas de Argentina)

Svalbard y Jan Mayen

Jan Mayen

Hay textos escandinavos que señalaban la existencia de una tierra llamada Svalbarð (orilla fría) pero posiblemente era Jan Mayen o la costa este de Groenlandia.

Jan Mayen es una isla volcánica con una superficie de 377 km2, localizada entre el océano Ártico y el Atlántico Norte, en el Mar de Noruega.

Esta isla no tiene habitantes nativos, en ella sólo viven unos 14 empleados, que operan una base de navegación de alto alcance, LORAN C. Hay, asimismo, una estación de servicios climatológicos con cuatro empleados.

Es un territorio integrado a Noruega y entre 1930 y 1994 fue administrada por el gobernador de Svalbard, desde esa fecha Svalbard no tiene relación administrativa con Jan Mayen.

Estos dos territorios se agrupan en una denominación utilizada por la ISO 3166-11, pero tienen jurisdicciones separadas. Es decir, que no comparten las mismas normas y obligaciones. Por ejemplo, Svalbard no forma parte del Acuerdo de Schengen, que sí aplica en Jan Mayen y el resto del país.

En este acuerdo se establece que los inmigrantes no necesitan visa para trabajar o vivir en el territorio. En Jan Mayen, ubicada a mil kilómetros de distancia de Svalbard, no se aplican las normas que acata esta última.

Sin embargo, la ISO los junta en un solo organismo en su lista de países y territorios dependientes. Al parecer esto ocurrió cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores noruego propuso incluir a Jan Mayen en el código especial creado para Svalbard.

Comparten, además, el código SJ, que es la reserva de dominio del internet, aunque los residentes de ambos territorios usan el código de Noruega (.no) y el otro (.sj) no está siendo usado. Longyearbyen es la capital compartida de Svalbard con Jan Mayen.

Flora

En Svalbard las plantas están representadas mayormente por la tundra ártica, hay aproximadamente 165 especies de estas plantas con flores.  De éstas, 59 son herbáceas, 56 gramíneas y 10 leñosas. Se ven especialmente en los valles y montañas donde no hay hielo en los terrenos.

Sólo 90 días dura la estación vegetativa en el archipiélago, la nieve se mantiene hasta finales del solsticio de verano. Esto implica la utilización de mecanismos de reproducción como la autopolinización para compensar la falta de insectos, así como la producción de semillas sin fertilización y con esquejes.

Las rocas no son apropiadas para enraizar y los factores como la gravedad, la erosión hídrica y el viento conforman un soporte físico bastante inestable.

La forma de los líquenes es muy variada, entre los de forma fructiculosa están las especies de la cetraria delisei y centraría islandica. Los de forma crustaceada se dan en las especies leciophysama finmarkicum y xanthoria elegans. El guano forma un “oasis nitrófilo” con sus grandes extensiones, de gran singularidad. (Ver artículo: Trinidad y Tobago)

Morsas

Fauna

Aún con las temperaturas gélidas y las distancias, Svalbard es un sitio que fascina a quienes lo conocen. Sobre todo los amantes de la naturaleza exótica, original, vírgen.

En este archipiélago hay gran diversidad de aves no muy comunes, como el ganso barnacla Branta Leucopsis. Entre los mamíferos están el zorro ártico, renos de Svalbard, leones marinos, ratones de campo Svalbard Microtus Epicroticus y especialmente los osos polares.

Este archipiélago está catalogado como Destino Sostenible Certificado, que se les da a los destinos que apoyan la reducción de los efectos negativos del turismo. Anteriormente la caza común y la de ballenas fueron muy practicadas en el archipiélago, llegando al punto de la extinción.

Actualmente se esfuerzan en apoyar la sostenibilidad en todos los aspectos de vida del lugar. Svalbard está protegido en casi dos tercios de su superficie, tiene tres reservas naturales, seis parques naturales nacionales, 15 santuarios de aves y una zona protegida de interés medioambiental.

Reseña histórica

No hay datos precisos sobre el descubrimiento de Svalbard. Algunos dicen que fueron los vikingos, otros, los rusos, por el siglo XII.

La versión más aceptada es que Willem Barentsz, navegante holandés, la descubrió en 1596, quien lideraba una expedición, que buscaba descubrir una ruta marítima que llegara a las Indias Orientales. Esto con el fin de evitar pasar por la zona sur, que estaba dominada por los españoles.

Esta expedición llegó después de más de 100 años, que los europeos llegaron a América y unos 10 años antes de llegar a Australia. Pero tras descubrir el archipiélago, el barco quedó atrapado entre témpanos de hielo y la tripulación tuvo que pasar el invierno polar cerca de la Isla Nueva Zembla, donde murió Barentsz.

Fue la primera ocasión en que llegó el hombre a la latitud 80° y que un grupo de exploradores sobreviviera a una nevada polar. De 16 expedicionarios, sobrevivieron 12.

Descubrimiento

Caza de ballenas y morsas

En estas islas se ha practicado la caza común y la de ballenas desde hace siglos. Después de cinco años desde la llegada de Barentsz, llegó otra con fines balleneros a las aguas de Svalbard.

No consiguieron cazar lo esperado y regresaron cinco años después, ya con más conocimiento de la zona y habiendo mejorado las técnicas. Hubo una extinción local de morsas al sur de Svalbard. Los holandeses, franceses, españoles e ingleses sentaron sus bases balleneras y morseras en ella, así como muchas de las expediciones árticas.

Durante la II Guerra Mundial, llegaron a estas islas tropas noruegas, británicas y canadienses. Los ingleses destruyeron las instalaciones mineras y otras infraestructuras, para retirarse dos días después. Estos animales fueron el primer motor económico de las islas, hasta que llegó la industria minera.

Hubo estaciones balleneras con un número de 150 a 200 trabajadores, a finales del siglo XVII. De allí surgieron las primeras exploraciones del archipiélago, descubrieron que las islas no tenían conexión con Groenlandia, como tenían pensado por más de 200 años.

Igualmente descubrieron el abundante carbón que había en las islas y esa noticia llegó a Europa por medio de los balleneros. Al decaer el negocio de las ballenas, empezó la industria minera en Svalbard.

En 1910 esta actividad se consideraba el único sustento económico de la isla y cerraron las últimas estaciones balleneras que aun existían en la isla.

Lugares turísticos

Svalbard ofrece lugares mágicos, donde el visitante quedará con ganas de volver o de quedarse. Es el lugar poblado más extremo de la tierra, su capital, Longyearbyen,  ubicada en el paralelo 78, ostenta tal récord, ya que Puerto Toro, el sitio poblado más austral, hacia el sur de Ushuaia, alcanza a los 55° de latitud sur.

Para tener esta latitud, Svalbard tiene un clima “agradable”. En invierno alcanza los -15°C en promedio, claro, comparando a los -30°C de otras zonas de su misma latitud, como por ejemplo, al norte de Canadá, es de verdad “envidiable”. Son sitios verdaderamente únicos y privilegiados, a los que se accede con mucho dinero en las billeteras.

Pero viendo el lado positivo, es costoso porque 1) este país forma parte de Noruega, que es uno de los países más caros del mundo y 2) todas las visitas deben ser guiadas, con traductores armados por causa de los osos polares.

Ahora, si aparta el miedo y las limitaciones de dinero, si quiere explorar glaciares y cuevas de hielo, experimentar el mundo bajo los glaciares, a través de pasillos, pasadizos y gruesas capas de cristales de hielo, debe ir a Svalbard.

Para más emoción y estímulo, recuerde que en Svalbard puede ver luces polares, las Auroras Boreales, tanto de día como de noche, ¡todo un lujo!

Bóveda de semillas

Banco Internacional de Semillas de Svalbard

Este banco se inauguró el 27 de febrero de 2008. También llamado “El Arca de Noé Vegetal” o “el banco semillero del día del juicio final”.

Es una bóveda contentiva de millones de semillas de los principales cultivos que sirven de alimento, para prevenir y salvar la biodiversidad, en caso de ataques bélicos, cambios climáticos, tragedias naturales, explosiones nucleares y otros…

Fue financiado por Noruega, Monsanto, el banco Rockefeller y Microsoft. Se recolectan semillas de más de 100 países y el servicio es totalmente gratuito.

Asentamiento minero Pyramiden

Navegando por el fiordo, atravesando glaciares de lado a lado, es un momento fascinante. Así se llega al asentamiento ruso Pyramiden. Es una ciudad desierta, construida en 1931 y abandonada en 1998.

Allí vivieron 900 mineros en las épocas florecientes de la minería en Svalbard. Ahora sólo vive un vigilante armado, receloso de los visitantes.

Hay una amplia avenida con un busto de Lenín, edificios y casas desiertas, con los muebles adentro, llenos de polvo, piscinas cubiertas…pareciera que se está entrando a un mundo antiguo y olvidado, que no volverá.

Actividades

Depende de las actividades que quiera desarrollar el visitante de Svalbard, debe recordar que sus condiciones climáticas cambian radicalmente. Entre unas de las más curiosas es que el sol de medianoche, en verano, brilla constantemente durante dos o cuatro meses.

Por el otro lado, la noche ártica, en invierno, da otros cuatro meses más en oscuridad y, algo maravilloso, la aurora boreal. En invierno las temperaturas pueden llegar a -40°C y en verano no pasan de los 10°C.

En cuanto a la fauna, puede ver animales que no verá en otro lado del mundo, a menos que sea en parques naturales con condiciones climáticas similares. Están a la vista, el león marino, el zorro y reno árticos, por supuesto, los que más abundan, los osos polares.

Aventuras, deportes

Para los aventureros extremos hay mucho que ver y disfrutar: esquí de travesía, escaladas en hielo, expediciones en raquetas, espeleología en las cuevas de hielo, recorridos en motos de nieve, esto y más durante el invierno.

En verano, sin hielo ni nieve, disfrutamos las aguas y las tierras, bien sea con kayak, trekking, expediciones en barcos para recorrer la costa, camping , visitar iglesias, museos y galerías de arte, para adentrarnos en los paseos “normales”.

Así que, concluyendo, hay muchas cosas por hacer en estas islas, desde cazar auroras boreales, recorrer paisajes árticos, en trineos de perros o en motos de nieve; visitar las cuevas de hielo, además de hacer excursiones con raquetas de nieve.

Auroras Boreales

A medio camino entre Noruega y el Polo Norte se encuentran las islas Svalbard. De extraordinaria belleza su naturaleza virgen, su fauna autóctona y flora original. Sus más de tres mil osos polares, sus penumbras o soles de medianoche y costas, hacen de este sitio algo excepcional.

Pero, eso no es todo, hay aún más, no pudo ser más privilegiado Svalbard con la presencia de las Auroras Boreales. Estas son reservadas para pocos lugares en el mundo. Son luces mágicas, espectaculares, que bailan en el cielo; algo que ningún ser humano debería de dejar de ver.

Además, en Svalbard hay otra particularidad, ¡se ven en horas diurnas! No hay otro lugar en el planeta que esto suceda. Pueden hacer acto de presencia en cualquier momento, incluso cuando se está almorzando.

Durante los meses de octubre y febrero se pueden dar el lujo de disfrutar la luz ártica azul durante el día y las auroras boreales por la noche. Una maravilla.

Curiosidades

Para los que llevan estadísticas, Svalbard pueden incluirlo en su lista de viajes como el país que tiene: la iglesia más boreal del mundo, la oficina de correos más boreal del mundo, el retrete, el bar, en fin….todo lo más boreal del mundo. Pero no dejes de leer estas curiosidades:

  • En Svalbard está prohibido nacer o morirse

Unos científicos llevaron a cabo un experimento en la isla, a comienzos del siglo XX, en el que descubrieron que los cadáveres de los pobladores enterrados en la isla, se mantenían en perfecto estado de conservación (claro, con ese frío de nevera).

Eso generó un boom de visitantes a la isla, con el fin de tramitar su entierro en ella para, según la idea que se corrió en ese momento, resucitar en el futuro.

Las autoridades de Svalbard no tuvieron más remedio que prohibir las inhumaciones en la isla, desde 1950 hasta hoy día, que aún se cumple. ¿Qué hacen con los cadáveres? Se los llevan en un avión hasta el continente (Oslo) o a su país de origen.

Las urnas de cremación sí pueden ser inhumadas, sin embargo, muy pocas personas se deciden por esa opción. Prefieren volar a Oslo, la capital noruega, en los últimos días de sus vidas. En Svalbard no hay casas de asilo o residencia para ancianos. El cementerio cerró en los años 70’.

No pueden imaginar algo más que ocurre en este archipiélago. ¡No pueden nacer allí! Una mujer embarazada debe irse unas semanas antes de dar a luz, hasta la península y poder recibir atención médica en su alumbramiento. En Svalbard NO HAY HOSPITALES.

Después de que esté totalmente recuperada, puede volver a la isla. Es algo interesante, que seguro no sabían, así como tampoco yo, ni remotamente lo pensaba.

Museo de Svalbard

  • ¡Peligro! Osos en el camino

Un oso polar disecado, con un cartel que advierte que quedan unos tres mil osos en Svalbard, por lo que debes tener cuidado, es la bienvenida  del Svalbard Museum.

Los osos polares representan un gran peligro para la población. Aun cuando se toman las medidas necesarias, por parte del gobierno y de los habitantes, no hay manera de impedir que lleguen a las zonas residenciales.

Debido a la oscuridad y al terreno nevado, más de una sorpresa se han llevado al ver aparecer un oso gigante en medio de la nada. Por lo general, los habitantes deben portar un fusil de alta potencia al salir del hogar.

Los osos a veces no comen en meses, por lo que al salir van en busca de comida y con mucha hambre, por lo que es mejor salir prevenidos. En Svalbard hay más de tres mil osos, es decir, hay más osos que habitantes humanos.

  • ¿No hay gatos?

En la fauna de la isla no se encuentra ni remotamente un gato. Sí, así como lo leen, jamás podrán ver un gato en Svalbard. Esto se debe a que son una amenaza para las grandes poblaciones de aves del Ártico, protegidas además.

Están prohibidos por siempre. Lo que sí pueden verse por toda la ciudad son renos, son muy dóciles y no tienen depredadores naturales. Las personas pueden acercarse a ellos y tocarlos.

Dejar Comentario