≡ Menu




Península Itálica: historia, ubicación, geografía, ríos y mucho más

Al sur de Europa, al centro del Mar Mediterráneo, está situada la Península Itálica, acompañada de la península Balcánica y la Ibérica. Es una de las más grandes del continente europeo y la mayoría del territorio pertenece administrativamente a Italia. Veamos un poco más…

Península-Itálica-02

¿Cuál es el origen de la Península Itálica?

Italia es heredera de culturas tan antiguas como los etruscos y latinos, así como también fue receptora de los griegos y cartagineses. Vio nacer al Imperio Romano, cuyo importante legado ayudó a formar la cultura occidental, uno de los mayores de la historia.

Gran parte de los acontecimientos históricos del mundo occidental han sucedido en Italia o fueron protagonizados por sus pueblos. Al caer el Imperio Romano, este pueblo sufrió una ola de invasiones germanas, alternadas con algunos intentos bizantinos y francos de reconstruir al imperio derrocado.

Italia antigua

De esta península se sabe que fue la zona central del Imperio Romano, durante muchos siglos, colaborando en la configuración de nuestra cultura occidental. Los estudios arqueológicos han podido demostrar una secuencia cultural, de la península itálica, desde la era prehistórica hasta la Historia misma.

Pero no han sido muy concretos los datos, que concuerden con lo que se sabe de su etapa de población, lengua, tradiciones, para conformar una sola teoría sobre el origen de la península itálica. Desde hace tiempo están realizando nuevos estudios para llegar a una conclusión más acertada sobre este tema.

Las fuentes literarias conocidas provienen de una época en la que hubo alteraciones en el mapa étnico, por la presencia de colonias griegas o por la conquista romana. Estos datos dificultan la identificación de los grupos étnicos que moldearían una personalidad colectiva, identificadora de la zona de la península.

La arqueología, por su parte, sólo nos indica los cambios en los materiales que forman el territorio, sus transformaciones, superposiciones, pero no revelan los datos étnicos. A través de la Edad del Hierro se pueden identificar los elementos que crean las imágenes que permiten reconocer los pueblos que habitaron las tierras.

Las migraciones y los modos de contacto entre las colectividades, diferenciadas en lengua, hábitos y razas, así como similares en otros aspectos, afectan tanto los niveles culturales como sociales y económicos.

Gracias a su situación geográfica, esta península fue bastión importante en el comercio europeo de la época y favoreció a repúblicas marítimas europeas, pero las luchas por el poder imperial, en las que estaba involucrada Italia y el papado romano, tuvo serias repercusiones en el país.

Mapa

¿Dónde está la Península Itálica?

La Península itálica está en el centro del Mar Mediterráneo, entre los mares Tirreno y Adriático. Sus límites, por el norte con los Alpes, al este con el Mar Adriático, que la separa de la península balcánica y del resto de Europa, así como el mar Jónico la separa de la isla de Sicilia por el sur y al oeste las aguas del mar Tirreno y el de Liguria, la separan de las islas de Córcega y Cerdeña.

Estos límites no están muy claros, ya que a veces se acepta el curso del río Po, otras veces la cordillera de los Alpes y otras, la unión de la línea del Golfo de Génova con Venecia.

Esta península cuenta con 250 mil km2 de superficie, perteneciente a Italia en su mayoría; hay una pequeña porción que depende de los pequeños países de Ciudad del Vaticano y San Marino. Además, hay territorios italianos en la parte norte que no forman parte de la península, como los Alpes, la llanura del Po, la isla de Sicilia y la isla de Cerdeña. Su forma asemeja una “bota”, esto hace que sea conocida por los italianos como “Lo stivale”.

Península-Itálica-04

Geografía

La Península Itálica está dominada por dos cordilleras, los Alpes por el norte y los Apeninos, de norte a sur, atravesando todo su territorio. El resto lo cubren llanuras y colinas. Su altitud promedio es de 1.220 m

En la Península itálica se encuentra la cadena montañosa de los Apeninos, atravesando a lo largo de la península desde los Alpes. El Vesubio, monte volcánico milenario, situado cerca del golfo de Nápoles, es uno de los más importantes y resaltantes. Posee dos cimas, la mayor de ellas es realmente la que se llama Vesubio. La cordillera de los Alpes encierra el territorio del norte dentro de un semi-círculo, envolviendo la llanura del rio Po y sus afluentes, al este de Venecia.

Los Apeninos forman un arco abierto en el norte, separa la cuenca del Po de la cuenca del Arno, lugar más conocido como La Toscana. Mientras que la llanura del Po, conocida también como Padana, situada al pie de los Alpes, con una extensión de casi 400 km. Es una fosa tectónica que una vez tuvo al golfo del Adriático, pero que se fue rellenando con los sedimentos que venían de los ríos Apeninos y Alpinos.

Es rica en hierro, cobre, plomo y bronce, con grandes yacimientos que fueron fuente económica principal de la civilización etrusca. Las planicies del Po, Arno y Tíber son tierras muy fértiles, especiales para la actividad agrícola, mientras que por la cordillera de los Apeninos son rocosas y abruptas, por lo que la tradición indica que se dedicaron a actividades pastoriles. (Ver artículo: Chipre)

La Toscana

¿Cuál mar baña a la península itálica?

Estas costas italianas las bañan los mares Tirreno, el mar más grande que alberga los litorales de las regiones de Toscana, Lazio, Sardegna, Campania, Basilicata y Calabria. Y el mar Ligúrico (entre Córcega y Liguria); en sus costas hay unos puertos naturales, como los de Génova y Nápoles que facilitan las relaciones y actividades marítimas. Además, por el este, cuenta con los mares Jónico y Adriático.

Ríos

Debido al relieve, estos ríos de la península itálica son cortos, en comparación con otros de la región europea y son numerosos, gracias a las lluvias frecuentes y a la existencia de los Alpes, hacia el norte del país, que son ricos en nevadas y glaciares.

Entre los ríos más destacados están el Po, por el norte y que desemboca en el mar Adriático, con muchos afluentes que descienden por la cadena de los Alpes y por los Apeninos; el Arno, hacia el sur y Tiber, zona central, ambos desembocan en el mar Tirreno.

Clima

El clima en la península es variado, frío en los Apeninos y los Alpes, semitropical en las costas de Liguria. Las precipitaciones son variables, como resultado de las diferencias entre las montañas y los vientos de los mares. Cerca del golfo de Génova los veranos son cálidos y los inviernos muy rudos, con muchas precipitaciones.

Período renacentista

La palabra Renacimiento representa un amplio movimiento cultural, que renovó el interés por la cultura de la antigüedad clásica, luego etiquetada como la “edad oscura”. Cambios que fueron protagonizados, principalmente, por las clases altas, mientras que para el resto de la población, poco o nada varió su vida, en relación con la Edad Media.

Las fechas para ubicar al Renacimiento son variadas, marcaron el inicio de la Edad Moderna, que data, según suelen citar, entre el descubrimiento de América en el año 1492 y la Revolución Francesa en 1789. Y, según las manifestaciones culturales, serían: Renacimiento –siglos XV y XVI-, Barroco –siglos XVII y XVIII-, con algunas subdivisiones, manierismo, rococó y neoclasicismo.

Hay otros textos que dan la fecha de inicio en el año 1453, con la caída de Constantinopla, aunque también resaltan la importancia que supuso la invención de la imprenta, en 1440 aproximadamente, gracias a Johannes Gutenberg.

Desde finales del siglo XIV hasta el año 1600, en Italia sucedieron acontecimientos importantes, que significaron grandes logros y cambios culturales, a este período se le llamó Renacimiento Italiano, que constituyó una transición entre el Medioevo y la Europa Moderna.

A nivel literario, ya desde el siglo XIV se vieron rasgos importantes, así como el interés por el mecenazgo, intelectualismo y por la cultura clásica. Por lo demás, se desarrolló totalmente hacia finales del siglo.

Epicentro

El epicentro de este movimiento renacentista italiano fue en las ciudades de Florencia y Siena. Más tarde se sintió su impacto en Roma, con las modificaciones en sus estilos arquitectónicos, reflejados en algunos edificios, que luego fueron fuertemente modificados por los papas del siglo XVI.

Su máximo esplendor se dio a finales del siglo XV, aunque sus ideales y principios se regaron por el resto de Europa, naciendo de este modo el Renacimiento Español, Francés, Nórdico y el Renacimiento Inglés.

Fue muy grande el legado dejado por este período renacentista, sobre todo en las creaciones literarias. Surgieron Petrarca, Castiglione y Maquiavelo, grandes escritores; Miguel Ángel y Leonardo da Vince con sus importantes obras de arte y en cuanto a la arquitectura, nada más y nada menos que la iglesia de Santa María del Fiore (Florencia) y la Basílica de San Pedro (Roma).

Pero también hubo críticas de algunos historiadores, quienes alegan que sumado a los grandes cambios culturales, se sumó una época de regresión económica y científica, con su máximo desarrollo en la cultura protestante del siglo siguiente, en el XVII.

Dejar Comentario