≡ Menu




Islas Salvajes: lugares turísticos, habitantes y mucho más

Las Islas Salvajes son consideradas «las islas Galápago de océano atlántico norte occidental, estas son tres: la Grande, la Salvaje pequeña y el islote conocido como “Salvajita” además de seis islotes mu pequeños, pertenece a Portugal precisamente a la región autónoma de Madeira, y se encuentra entre las Islas canarias y las islas Madeira.

Este archipiélago esta deshabitado por lo inhóspito del lugar.

Turismo en islas salvajes 

En si no hay paraderos turísticos en estas islas, el turismo se basa en los grupos de personas que se dedican a observar las aves y demás animales de la fauna que hay en esta región de atlántico septentrional. . Las islas se dividen en dos grupos: las del norte en donde están la Salvaje Grande y las del suroeste donde se encuentran la Salvaje Pequeña o Pitón Grande y la Pitón Pequeña o Salvajita. (Ver articulo: Gran Canaria)

La Salvaje grandes es la mayor de las Islas Salvajes, es la única d las islas se habita durante todo el año, esto cuando llega un grupo de vigilantes enviados por la armada portuguesa para que resguarden la isla,  no solo inspeccionan la isla si no que verifican los parametros científicos establecidos en tierra y agua así como la fauna y la flora.

El punto más alto de esta isla es a 163 metros, en el Pico de Atalaia desde el se pueden avistar otras islas cercanas como Tenerife, una de las siete islas Canarias. La disputa histórica que hay por esta isla entre los gobiernos de España y Portugal sigue hoy en día vigente, el país vasco reclama la soberanía de la isla.

En la isla Salvaje Grande hay un faro y además se encuentra el parque Natural de Madeira, un reservorio natural de fauna y flora, en este se preserva todo el patrimonio natural de varios archipiélagos lusos entre ellos el de las Islas Salvajes. Esta activo desde el 10 de noviembre de 1982.

La segunda en la lista es la Salvaje pequeña o Pitón Grande se encuentra al sureste de la más grande de las Islas Salvajes, en ella se puede visitar el faro construido en sus tierras si los guardacostas lo permiten, según versiones de turistas si se puede hacer.

Esta isla tiene menor elevación que la Salvaje Grande, su punto más alto s a 49 metros en el Pico Do Veado, desde abril hasta el mes de noviembre s que hay vigilancia presente en estas islas, debido a que las condiciones climáticas en el invierno son muy adversas, mientras se quedan los vigilantes de la reserva de las Islas Salvajes se alojan en el faro.

Islas Salvajes

En las adyacencias de la Pitón Pequeña o Salvaje Pequeña se puede observar dunas de arenas y rocas además hay una playa con arenas blanca. La superficie de la misma es de 20 hectáreas. (Ver articulo: La Gomera)

La ultima integrante significativa de las Islas Salvajes es la Pitón Pequeña, Salvajita o Ilhéu de Fora por su nombre en portugués, la superficie de este islote es de 8 hectáreas y se encuentra al oeste de la Pitón o Salvaje Pequeña, sus tierras son bajas llegando a tener como máxima elevación 18 metros de altura.

En ella también abunda la fauna tal es el caso del escarabajo endémico de la Salvajito o Islote de Fora, este vive de una planta cuyo origen también es endémico, el termino endémico se refiere a que estos solo viven en un lugar determinado, es decir a una región o continente, en este caso sería Madeira.

Las actividades que se pueden realizar mientras se pasa por esta pequeño archipiélago lusos son aquellas referentes a la naturaleza, sobre todo a la observación, es común observar las aves que pasan por las Islas Salvajes, de igual modo es necesario aclarar que como tal no hay posadas turísticas ni paraderos puesto a que este reservorio natural no tiene una población fija como tal ni un asentamiento.

Las colonias de aves que hay en las Islas Salvajes son muy observadas y estudiadas por naturistas, concentran la evolución de las especies en este reservorio natural, estas se crían en las cuevas que se han formado y en madrigueras algunas especies comunes son las pardelas cenicientas, paiños de Maderira y paíños pechialbos.

Las aguas de esta región son consideradas como unas de las más cristalinas que hay estas permiten la observación de cetáceos y aves marinas, los viaje eco turísticos son los que se pueden realizar a estas islas ya que son lo único que ofrecen. (Ver articulo: Isla Dragonera)

Las aves, reptiles y la flora es lo que se divisa en el horizonte, hay contadas más de 160 especies de aves, unas 150 especies de plantas también hay caracoles, sub especies de reptiles e invertebrados endémicos, por tal motivo la isla tiene tal importancia para la comunidad científica y para los biólogos y otros especialistas en el área.

Habitantes de islas salvajes 

Actualmente están islas están deshabitadas, solo hay tres pobladores y corresponde a vigilantes que se encargan de resguardar las costas y que se realicen con normalidad las actividades científicas de exploración dentro de las isla y en los alrededores. Además la familia Zino y unos Fuzilerios Navais.

Resulta interesante abordar el tema de la reclamación del territorio, los primeros que llegaron a estas islas fueron navegantes portugueses luego durante la conquista española de las Islas Canarias estos estuvieron en las Islas Salvajes mas no dejaron un precedente para indicar que estos territorios les pertenecían.

Quienes habitaban ocasionalmente las islas eran familias adineradas lusas que la usaban para ir a cazar, posteriormente estas islas fueron vendidas y el comprador fue el gobierno portugués, las Islas Salvajes son unos de los reservorios de fauna y flora más antiguos del planeta.

El conflicto se ha extendido hasta tal punto que embarcaciones españolas por iniciativa propia (no tuvo nada que el estado español en esto incidentes), se han adentrado en aguas de dominio exclusivamente portugués, en la zona comercial también amenazaron a uno de los guardas del cuerpo de vigilantes de la naturaleza y a un biólogo.

En el año 1929 mientras que España se encontraba en una tensa situación por la guerra civil libada en ese país, y tras varios intentos fallidos de construir un faro en las islas, el cual obtuvo una negativa inmediata en las dos ocasiones que se le participo a Portugal, este último introduce un recurso ante la comisión internacional de derecho marítimo en 1929 y en 1931 esta comisión falla a favor del país luso dándole el dominio sobre el archipiélago.

Islas Slavajes

España no reconoció este dictamen mientras que Portugal quedo satisfecho y ejerció el dominio de las aguas de las Islas Salvajes, para 1971 las islas eran propiedad del banquero lusos Luis Rocha quien se las vende al estado portugués, para ese mismo año es declarado como reserva natural, las disputas entre ambos países continuaron por la negativa española ante la sentencia de la comisión marítima.

De tal modo que ocurrieron los sucesos mencionados anteriormente en donde un grupo de pescadores españoles desembarcaron y plantaron una bandera españoles reclamando el territorio y así hay otros incidentes más que ocurrieron con el mismo origen, en el año 1997 tras la mediación de la OTAN, España finalmente cede el dominio del archipiélago a los portugueses.

Es por tanto uno de los litigios entre dos naciones más largo de la historia, dejando de lado el conflicto político se debe decir que no hay rutas comerciales actualmente que salgan con frecuencia para que los visitantes puedan ir a observar las maravillas natural que ofrecen, solo una empresa en la isla de Tenerife hace dos viajes al año hacia las Islas Salvajes.

Turismo

Es de tener en cuenta que el acceso a las Salvaje Grande no es fácil ni sencillo, además en estas islas se pueden observar ruinas que demuestran los intentos fallidos del hombre por establecerse en estas costa, la condiciones poco propicias para el sustento de la vida humana y la proliferación de asentamientos han hecho imposible tal acción de hecho los guardas que habitan actualmente son surtidos de agua potable cada cierto tiempo y cambian de guardia cada 3 semanas.

Aunque la vida humana no se pudo asentar en las Islas Salvajes, la vida marina y terrestres si que afloro en las costas del atlántico septentrional, asimismo la flora es abundante y atraen a distintos tipos de personas a las islas ya sean profesionales con fines científicos o aficionados que buscan ver las especies propias de esta zona, sea como sea las Islas Salvajes son un reservorio de vida que sigue intacto y son un preciado recurso para el país portugués.

Españoles y Portugueses mantuvieron la disputa por el dominio territorial de las Islas Salvajes, al final los lusos se alzaron con el territorio lleno de muchas especies que son típicas de ese lugar, la vitalidad presente en ellas y a su vez las condiciones poco favorable separa el ser humano la hacen un destino atípico para los viajeros.

Con las nuevas generaciones el interés por saber que especies hay sigue despierto, este lugar lleno de una amplia gama de animales representa un laboratorio para los naturistas y biólogos del mundo. Aunque para los vecinos de las cercanas islas canarias no sea un paradero ideal para ir a pasear y conocer especies diversas.

Dejar Comentario