≡ Menu




Isla de Tabarca: historia, ¿Dónde queda?, lugares turisticos, playas y más

La Isla de Tabarca, también conocida en valenciano como Nueva Tabarca o Isla Plana, es un islote ubicado en el Mar Mediterráneo, cerca de la ciudad de Santa Pola, en la provincia de Alicante, perteneciente a la comunidad valenciana, en España.

Isla-de-Tabarca-2

Tabarca es el islote acondicionado inalterablemente más pequeño de España y al presente es popular por su reserva marina. De hecho, es más que una isla, es un archipiélago pequeño que está conformado por los islotes de La Cantera, La Galera y La Nao, así como la misma Isla de Tabarca.

Mide cerca de 1.800 metros de largo y unos 400 metros de ancho en su punto más extendido. Las aguas de la isla están legalmente enunciadas como Reserva Marina Mediterránea por su encantadora calidad y por la biodiversidad de su vegetación y fauna. En el pasado, sus costas eran un resguardo para los piratas y en el siglo XVIII, el rey Carlos III decretó que se fortaleciera la isla y se erigiera una ciudad donde alojar a varias familias de marinos genoveses que vivían prisioneros en el Túnez, en una ciudad llamada Tabarka. (Ver artículo: Islas de Grecia)

Breve Historia

Antes del año 1700, la isla era conocida como la Illa de San Pablo o Isla Plana. Se asume que es la isla en la que desembarcó San Pablo, la isla fue un amparo para los piratas de Berbería hasta el final del siglo XVIII. El nombre de la isla proviene de un islote tunecino fuera de la ciudad de Tabarka, que era parte de la República de Génova hasta el año 1741 cuando fue asaltada por el Bey de Túnez.

En el año 1760, Carlos III de España dictaminó la fortificación y colonización de la isla española. Un grupo de marinos genoveses naufragaron cerca de la costa de Túnez, en su generalidad procedente del islote frente a la Tabarka tunecina, que fueron rescatados y se instauraron aquí.

El islote pasó a llamarse Nova Tabarca o Nueva Tabarca. Así, un convenio fue creado por el edicto real en esta isla desamparada que los corsarios norteafricanos habían manejado previamente como una tribuna para las irrupciones en la costa levantina.

A su llegada, los genoveses inicialmente se mudaron a Alicante, donde estuvieron transitoriamente en la Escuela de los Jesuitas, ociosos después de la exclusión de los jesuitas de España. Posteriormente, los genoveses fueron reubicados en la isla junto con una albardilla española. El experto militar Fernando Méndez Ras proyectó una ciudad fortificada y se erigieron muros, fortines, almacenes y cuarteles. Desde 1770, la isla fue nombrada como “Nueva Tabarca”.

Si bien los genoveses se asemejaron, desmantelando su lengua a favor primero del valenciano y, más tarde, del español, cuyas ambas lenguas se hablan hoy en día en la isla, la linaje genovesa de los colonos todavía se puede percibir hoy en los apellidos de origen italiano habitual en el islote. La isla está compenetrada con Carloforte, en la isla sarda de San Pietro, que igualmente estaba habitada con genoveses de la Tabarka tunecina.

Las puertas de acceso todavía son visibles y asimismo lo son la Casa del Gobernador, que actualmente es un hotel, y la iglesia de San Pedro y San Pablo, que se afinó en 1779. En 1850, el gobernador y la albardilla fueron eliminados. A finales del siglo XIX, la isla tenía una urbe de alrededor de 1.000 habitantes dedicadas primordialmente a la pesca. (Ver Articulo: Isla Santorini)

Isla-de-Tabarca-3

La isla de Tabarca ha sido ocupada esporádicamente desde la época romana, cuando se la conocía como Isla Plana. Su historia como isla poblada inició a mediados del siglo XVIII, cuando el rey español salvó a un grupo de italianos que habían sido aprisionados y estaban siendo detenidos por piratas sarracenos en otra ciudad llamada Tabarka, en la costa de Túnez.

El rey Carlos III estaba intranquilo por la actividad de los maleantes turcos a lo largo de la costa hispánica cerca de Alicante, y concluyó que esta isla plana podría suministrar una solución a sus problemas, si alcanzaba edificar una guarnición militar como método de alerta anticipada para la costa  y podría emprender un acuerdo con los rehenes italianos en la isla para que no lograra ser fácilmente ocupada.

En 1760, el rey reasentó a los ex prisioneros a la isla, ahora llamada Isla de Tabarca, y les edificó pequeñas casas de pesca a lo largo de tres calles cardinales. También tenía el suave corte dorado de piedra y lo trasladaba desde una isla contigua, y insistía en erigir una muralla, una ostentosa iglesia y una atalaya por la parte de Tabarca que no estaba ocupada. Tambien había planes para edificar más estructuras monumentales y un palacio en Tabarca, cambiando a la isla en una ciudad fortificada.

Desgraciadamente o favorablemente para la Isla de Tabarca, el dinero se terminó y el interés del rey se oprimió, y la ciudad permaneció con solo las primeras estructuras de piedra fastuosas, que aún residen en pie. Los habitantes se ganaban la vida en la cosecha en el lado desierto de la isla y pescaban en las gustosas aguas costeras, principalmente para el atún. La pesca posteriormente se convirtió en una inmovilidad para la isla y la población aumentó a alrededor de 500 habitantes, con una academia para niños, un centro de salud y muchas sociedades locales.

Isla-de-Tabarca-4

No obstante, dado que la Isla de Tabarca escaseaba de agua potable y electricidad hasta finales del siglo XX, estaba resguardada del desarrollo y la cimentación de desvariados que arrasaron la costa de Alicante a partir de la década de 1960. La isla fue enunciada como monumento nacional en el período de 1960, que preservaba sus estructuras históricas y la muralla de la ciudad, y para 1980 se bautizó en la primera reserva marina de España, lo que puso conclusión a la pesca lucrativa. El turismo se volvió en el pilar de la vida en las islas, y la urbe disminuyó a medida que los habitantes partieron a tierra firme. Esta mezcla de factores mantiene a La isla de Tabarca como el paraíso litoral que es actualmente. (Ver Articulo: Isla la Orchila)

En la actualidad, la población superviviente es de alrededor de 50 habitantes, forjando en Tabarca la isla española habitada inmutablemente más pequeña, aunque esta cifra se acrecienta por diez durante la época turística en verano, logrando alcanzar cifras de hasta 4000 personas por dia que llegan como visitantes. La principal diligencia de la población local es la pesca, con la captura aportada al mercado de pescado de Santa Pola, pero el turismo se bautiza en el recurso más significativo durante el verano, principalmente en julio y agosto.

Por lo demás, fue declarada Reserva Marina en 1986, la primera en España, con barcos que partían desde Alicante, Torrevieja y Santa Pola. Y actualmente existe un crucero corto y atractivo, con ciertos barcos con fondo de cristal para que se puedan ver los corales y la vida litoral. La isla igualmente tiene un faro, una torre de guardia y una casa del gobernador del siglo XVIII, La Casa del Gobernador, que ahora es un hotel muy bien dotado. Toda la isla goza de vistas al mar, está regada de calas, algunas de las cuales son dificultosas de alcanzar, y está bañada por sorprendentes aguas de color verde gema.

¿Dónde queda?

La Isla de Tabarca se encuentra ubicada en España, en la Comunidad Valenciana a unos 22 kilometros de Alicante, a 8 km del centro de Santa Pola y a 4,3 km del continente en su espacio más contiguo. Destacado por ser un lugar difícil de pilotar desde la época griega, el islote se convirtió en un arrimo para los piratas que arremetieron en la costa. En el siglo XVIII, el rey español Carlos III decretó murallas para la isla y estableció una localidad permanente en la isla. (Ver Articulo: Isla Guadalupe)

Las murallas siguen siendo una de las seducciones más destacadas de Tabarca, en la Comunidad Valenciana. La única forma de llegar a la Isla de Tabarca es por vía marítima. Los horarios pueden cambiar rápidamente, consecuentemente, para las personas que desean un viaje de un día establecido, se sugiere contactar a las compañías para conocer los horarios estrictos de salida. Además de Santa Pola, las otras embarcaciones son viajes turísticos establecidos a la isla. Pueden ser provechosos en lugar de cambiarse a otra ciudad, pero también son más costosos.

En temporada alta, es posible que la constancia de los diferentes provisores sea molesta, así que no se debe desesperar por no hallarlos, usualmente son ellos quienes te localizan. El puerto más cercano a Tabarca se localiza en Santa Pola. Los transbordadores trabajan durante todo el año desde el Puerto de Santa Pola hasta la isla. En el verano parten cada hora pero en invierno la continuidad es más baja.

Mapa de Isla de Tabarca 

Isla-de-Tabarca-9

Lugares turísticos

Los muros que rodean la ciudad han sido enunciados públicamente como Sitio Histórico y Artístico y como Bien de Interés Cultural. Una visita a toda la isla ordinariamente dura un día. Hay cuantiosos horarios de salida desde el puerto principal de Alicante, aunque la precisión de estos obedece la época del año. El paseo en bote es agradable y dura cerca de una hora. También se puede alcanzar a la isla desde los puertos de Santa Pola y Benidorm. (Ver artículo: Isla Santa Lucia)

Al llegar a la isla, los invitados pueden regocijarse de las calas y playas con sus aguas traslúcidas y un atractivo puerto pesquero con encantadores comedores que ofrecen la ocasión de probar el tradicional caldero, que es el plato típico de la isla. Mundialmente se recomienda un paseo por la ciudad y una inspección al museo de la isla. Los viajeros ahora pueden deleitarse con una noche en la isla, gracias a la reciente inauguración del hospedaje.

Los lugares más recalcados de la Isla de Tabarca son la playa y la fauna marina, pero la ciudad histórica, aunque es muy pequeña, concluyentemente distraerá a la mayoría de los viajeros. La Muralla o también conocida como “The Wall”, rodea la ciudad. Esta fue construida en el siglo XVIII para resguardar a los pueblos de los piratas. Algunas partes están bastante estropeadas y se han caído han caído al agua, pero desde los años 80 se está produciendo un nuevo proceso de protección y reparación.

Isla-de-Tabarca-6

El muro se compone de tres puertas que vale la pena ver:

  • Puerta de Levante o de San Gabriel, al este.
  • Puerta de la Trancada o de San Gabriel, al oeste.
  • Puerta de Tierra, de Alicante o de San Miguel, que es la más pequeña.

La Casa del Gobernador, que fue originalmente ideada para ser un castillo, finalmente, se concordó una casa decorosa para el gobernador. Hoy el inmueble alberga un hotel, el Hotel Boutique de la Isla de Tabarca.

Otro punto de interés es la Iglesia de San Pedro y San Pablo, que es la única iglesia en la isla, y data del comienzo del establecimiento en el siglo XVIII. Ubicado en un lugar atractivo al lado del agua. También está “El Faro”, que hoy hospeda un laboratorio marino, pero la obra neoclásica está bien conservada. Está ubicado más hacia al este, pasando la Torre de San José.

Si queremos conocer sobre historia y cultura tenemos el Museo de Tabarca, que está ubicado en el antiguo almacén y bodega de pescado, específicamente de atún, el cual está abierto al público todo el año. Finalmente tenemos la Torre de San José, que es una torre defensiva ubicada fuera de la ciudad amurallada.

Hoy en dia, visitar la isla de Tabarca es enganchar una visión casi virgen de un pueblo español de la década de 1950, con sus filas de casas encaladas, negocios familiares y cocina únicamente local. No hay vehículos, ni bancos, ni cadenas de tiendas, y mucho menos vallas publicitarias. Algunos barcos de pesca salen del puerto cada amaner, justo antes de que lleguen los barcos de bañistas para regocijarse de las hermosas playas y aguas claras de la isla. Las aguas de Tabarca son tropicales y rebosan en vida marina. (Ver artíulo: Isla de Pascua)

Isla-de-Tabarca-10

Los pulpos suben a las alacenas a lo largo de las costas, los peces sobrenadan a través de los pastos marítimos y las pozas de marea en torno a la isla. Las aves también progresan en la isla y en los muchos islotes delante de sus costas. La ciudad, con una población muy escasa de personas en invierno, está repleta de turistas en los días de verano que agasajan las nutridas tabernas, restaurantes, pasajes y tiendas. Por las noches, los que perduran después de los barcos se reúnen para vislumbrar la puesta de sol desde la puerta oeste de la ciudad, merodear por las calles y muros de la ciudad bajo la luz de la luna, escuchar música ibérica y jugar en las plazas de la ciudad.

Sus Playas

Tabarca es famosa por su reserva marina. La alta característica de las aguas sirve como abrigo para muchas especies, desde camarones o estrellas de mar hasta tortugas y peces. El islote también ha sido señalado como Zona Especial Protegida para Aves por la Unión Europea.

Solo existe una playa de arena en el islote, y suele estar muy colmada en verano. Por otro lado, el agua es cristalina y muy atractiva, y es fácil descubrir masas de pescados y otros animales. También hay varias calas donde es viable encontrar un poco más de intimidad, pero las rocas son más dificultosas que la arena.

Al llegar a la isla primero se piensa en donde nadar, por lo que si tu gusto es la playa y solo arena, se debe dirigirse al tramo central de la costa, justo al lado del muelle. Aquí la experiencia marítima que empieza a penas arribas a la isla, continua hasta que se regrese a casa, con los barcos de transferencia de pasajeros dispuestos a los que se unen frecuentemente los yates que visitan, muchos de los cuales lanzan anclas frente a la orilla.

Isla-de-Tabarca-5

La limpieza de las aguas en las orillas la hace idónea para todo tipo de diligencias acuáticas, siendo el esnórquel y el buceo las actividades más populares. Traer equipo de snorkel es una gran idea, principalmente para las calas de roca, ya que el alquiler es costoso.

Varias empresas brindan cursos de buceo y sumersiones en Tabarca. Para bucear en la reserva en sí, es ineludible un previo contacto con al menos una semana de anticipación, para ultimar los permisos, ya que la cifra de barcos y buzos permitido es restringido. También ofrecen zambullidas en los alrededores de la reserva libres de problemas de papeleo, pero la fauna puede no ser semejante que en la reserva.

Otras actividades costeras como el windsurf o el kayak también están favorables, pero los precios y el rebosamiento de visitantes pueden no ser adecuados en Tabarca, teniendo en la Costa Blanca lugares más preparados para esto. También la playa de arena tiende a estar muy llena. No hay sombras naturales en Tabarca, por lo que se recomienda llevar tiendas o sombrillas.

Calas de Isla de Tabarca 

Tabarca cuenta con unas 1400 hectáreas de Reserva Marina envolviendo la isla. Existen muchas pequeñas calas y zonas peñascosas donde poder transitar el día. Es recomendable o casi forzoso llevar gafas de buceo, para vislumbrar el fondo marino, asi como las auas cristalinas y  la abundante vida marina. (Ver artículo: Isla Bonaire)

Hay calas de muy difícil paso para los no son tan arriesgados y también playas de arena con prestación de hamacas y sombrilla. Se recomienda llegar temprano para lograr conseguirlas así como reservar en los profusos restaurantes.

Cuando se habla de calas en la isla de Tabarca, existen dos fundamentales, la Calas de la Guardia y dels Birros y la Llop Marí, que son dos de las calas más atractivas de visitar en la isla, por su belleza tropical y por estar instaladas en plena villa de Nueva Tabarca. La isla en si disfruta un montón de lugares donde regocijarse del mar mediterráneo de y sus transparentes aguas, incluso una acopiada playa de arena fina en plena extensión entre la parte habitada de la isla y la desertada.

Isla-de-Tabarca-7

Estas calas de traslúcidas aguas se localizan al sur de la parte ocupada de la isla, muy cerca de la plaza céntrica del pueblo de Nueva Tabarca, donde es fácil llegar hasta ellas cruzando sus callejuelas, las calas se hallan una contigua a la otra, tan solo apartadas por un despeñadero de roca y una casa específica construida al borde del abismo, es uno de los paisajes más agradables de la isla.

Estas calas fueron utilizadas en la antigüedad para cobijar del viento a barcas de bajo calado, hoy en día son la complacencia de los que buscan deleitarse de las cristalinas aguas del mediterráneo, revelar sus fondos haciendo snorkel o tomar el sol en su peñascal.

Los invitados de la isla se fragmentan en dos tipos, los que permanecen en la playa y los que buscan la mejor cala en la que instaurarse y nadar a gusto. A lo largo de fácilmente toda la isla, se puede hallar un lugar para colocar una toalla y dirigirse al agua. Para este lugar el calzado adecuado es no obstante, muy recomendable, ya que las ingresadas a las calas son pedregosas.

Geografía

Contrariamente de estar mucho más correspondida social y administradamente con el puerto pesquero de Santa Pola, la pequeña Isla de Tabarca forma parte de la ciudad de Alicante. Administrativamente, se formaliza como una jurisdicción rural de Alicante, simultáneamente con el Palmeral, Aiguamarga y Urbanova. (Ver artículo: Dominica)

Según el censo local del año 2011, la isla contó 68 habitantes activos. El islote mide alrededor de 1,750 metros de largo, con una extensión máxima de 300 metros y es totalmente plano. Casi al lado del islote primordial se hallan los islotes de la Nau, la Galera y la Cantera. Entre sus distinciones geográficas podemos resaltar su gran planicie, sus calas y sus playas rocosas.

Isla-de-Tabarca-8

Reserva Marina

Tabarca actualmente es una reserva marina resguardada, llamada oficialmente como Reserva marina de la Isla de Tabarca, enunciada Zona de Especial Protección para las Aves por la Union Europea, con una diversa fauna marina, entre ella la lubina, el mero, congrio, la dorada, entre otros. Está rodeada de aguas muy templadas y no infectadas.

La isla está formada por materia prima de origen volcánico sobre los cuales se han establecido almacenes de piedra caliza y cuaternaria. Tabarca fue el posterior lugar del mar mediterráneo español, donde la foca monje mediterránea en peligro de extinción se reprodujo con éxito antes de que se liquidara en esta parte de su área de colocación en la década de 1960. Esto manifiesta la alta calidad de las aguas en torno a la isla en conocimientos de ecología marina.

Tabarca se volvió la primera Reserva Marina Nacional de España en el año 1986. Gracias a este estatus estatal, creado para la defensa, reproducción y desarrollo de recursos piscícolas y para proteger la vegetación y la fauna submarinas, goza de una gustosa vida marina, con puntos de buceo notorios que proponen el paraíso subacuático que yace recóndito en sus honduras.

Como ya se menciono, las aguas alrededor de Tabarca fueron enunciadas como Reserva Marina en 1986, la primera de este tipo en España. Este estado se otorgó especialmente debido a su pradera profunda posidonia, que es la más grande en el Mediterráneo español y tiene un asombroso valor ecológico en procesos de fauna y flora marina. Con el fin de optimizar la biodiversidad marina y resguardarla de la pesca, las potestades de la Reserva Marina instalaron un arrecife artificial cerca de la isla. El mar alrededor de la costa rocosa es cristalino y perfecto para bucear. (Ver artículo: Islas Cocos)

Isla-de-Tabarca-11

Gastronomía

La cocina en Tabarca, se representa principalmente con su caldero tabarquino, que es el guiso local. Las manos especialistas han pasado vidas enteras arreglando este plato y han pasado la fórmula a través de los años. Muchos de sus más antiguos habitantes recuerdan cuando todos los vecinos eran pescadores y la isla vivía de la pesca, y el plato era solamente disfrutado por ellos.

Los primordiales ingredientes del caldero tabarquino son el pescado, el alacrán y los peces más pequeños que se conocen como alevines; estos se cocinan con ñoras, ajo, pimienta y sal para formar el caldo. Primero se sirve el pez escorpión, junto con las papas engrasadas con un poco de alioli, seguido de arroz.

Hoy en día hay muchos más platos para experimentar en la isla, como los fideos fideuá, todo tipo de arroces, fundamentalmente mariscos, calamar, pulpo, lechola, pescado con troll, bagre frito. En la isla de Tabarca se encuentran menús fijos bastante económicos, o si no quiere desaprovechar el tiempo lejos del mar y del sol, continuamente se puede tomar algo con los dedos con los populares refrigerios rápidos. Tabarca posee varios buenos restaurantes y bares, así como también hoteles para pasar la noche, los cuales cuentan con toda la gastronomía local. (Ver artículo: Islas de Francia)

Luego de explorar todos los lugares de interés de la ciudad y probar los platos principales, se puede pasar por la terraza de la Nou Collonet, que tiene vistas al mar, y es un lugar ideal para disfrutar de un delicioso almuerzo, donde el menú incluye ensaladas frescas, carnes, pollo y mariscos tradicionales de la cocina ibérica. Otra recomendación es la caldereta de langostas, un gozoso plato de estofado de langosta integrado con un vaso de vino Campo Viejo de Rioja.

Dejar Comentario